¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

Published On octubre 4, 2012 | By Nay Esparza | Voltaísmo

Mientras pongo la música de Amy Winehouse – para eso de la inspiración y entrar en el mood –, trato de recordar todo lo que se platicó en la entrevista con Lucía la de Flor, que más que una serie de preguntas concretas y estrictas, fue una plática donde ella mostraba quién es, qué la formó, y qué sigue.


Lo primero que me viene a la mente al recordarla son dos frase: “Si llegan las musas, más vale que me pillen trabajando” (de Picasso) y “Me enamoré de la vida y no sé si decirle que la amo o esperar a que ella lo haga primero” que ella misma escribió. Creo que ambas la definen tal cual la percibí: Fuerte, alegre, aguerrida a sus sueños y pensamientos, aceptando las cosas como son.

Entre relatos, risas, y sorbos a nuestro delicioso smoothie en el café ‘Ludere’, comenzaron las preguntas:

Nay: ¿Quién es Lucía la de Flor?

Lucía: …Yo tengo otra prima que se llama Lucía (mis 9 hermanos escogieron mi nombre a votación. Soy la más chica) así que para diferenciarnos yo era ‘Lucía la de Flor’. Flor es mi mamá. Muere mi mamá y yo sigo muy aferrada… Para abrir mi blogg yo dije que lo único que quería era estar agarrada de ella, así que se quedó “Lucía la de Flor”.

Nay: ¿Qué te motiva, qué te inspira?

Lucía: Escribir. Siento que soy una observadora, y después lo escupo por el texto. Me gusta escuchar a las personas, y ser empática, entonces siento sus sentimientos. He escrito novelas que no he terminado (risas). Me fui a vivir a NY seis meses, ¡no crean que de hija de papi, yo me pagué todo!, y entonces no escribía; cuando me preguntaban a qué me dedicaba, no se me hacía justo decir “escritora, pero ahorita no escribo, porque estoy bloqueada con mi novela”. Entonces me dije que haría un escrito con una mayúscula y un punto final. En cuanto a escribir, si no estás inspirado, de todos modos quédate ahí, a ver qué sale.

Mi primer escrito lo dediqué a la mediocridad. No hay muerte más profunda que ser mediocre. Mi ídolo juvenil es Jo, la de ‘Mujercitas’. Me sentía como ella, quería ser sincera. De ahí el pensar que hay que entregarse a lo que a uno le gusta, meterse de lleno, y no justificarse con “Las cosas pasan por algo” (que sucede por pendeja, porque no le echaste ganas).

Mientras Lucía se levantaba a buscar un encendedor, yo me moría de los nervios, ¡la primera vez que entrevistaba! Y casualmente me había tocado comenzar con una escritora que también entrevista a artistas. Ana Volta (Editora Kä Volta) sólo me miró, me sonrió y me dijo “Relajada”. Sonreí y continué.

Nay: ¿Por qué escribir un libro?

Cada vez me siento más responsable en mis tweets. Gracias a la vida que me ha dado muchos golpes, siento como un poquito más derecho de decir: “ya subí la montaña, chicas, si te rompen el corazón está bien, no pasa nada”. Quiero que alguien lea mi libro, se le caliente el corazón y le transmita hacer algo bueno.

Para mi éxito es inspirar a otros a hacer cosas lindas. Siento que siempre se puede cambiar al mundo, aunque sea un poquito, nadie somos indispensables.


Nay: Háblanos un poquito de tu libro

Me sentaba en el sillón de atrás de mi casa –que por cierto ya se está desbaratando (ríe)-. Yo no sabía a dónde iba el texto. Lo compartí con mis primas, con mis familiares y les dije que cada martes estaría escribiendo. Claro que dicen que escribes hermoso y demás, pues te quieren. Lo comenzaron a pasar a más gente, llegaron los nuevos lectores, y escribía más seguido.

Me iba a un Starbucks y me ponía a escuchar lo que decían las mujeres, que sólo hablan de 3 cosas: 1. Se quejan de partes de su cuerpo. 2. Hablan de las niñas que son buenísimas, pero que son unas perras. 3. De los hombres, tratando de adivinar su pensamiento. En sí no se están preocupando por ellas.

Me metí a un curso de redacción y el primer día de clases la maestra preguntó que si por qué estaba ahí, y le dije que para escribir mi novela. Ella me prometió que al final del taller tendría un libro. Terminó y le pregunté por él, a lo que respondió: “¿Cuántas entradas tienes en tu blogg?” “Más de 300” “Ahí está tu libro, lo tenías desde que entraste.” Llegaron las lágrimas. Los compilé y comencé en busca de editoriales. Mi tiraban de loca.

Un día estaba en México, en una cena, y llegó un chavo, me dijo que me leía y que me quería presentar con una editora. Le di mi libro a ella (Lisa) y en 3 días me contestaron que me publicarían ¡3 días!

Tenía que conseguir los fondos para pagar el libro. Había conseguido inversionistas y al final me fueron dejando. Pero de ahí, lo que más me gustó es que gente me comenzó a depositar de $50 o $100 pesos en apoyo a mi trabajo. Al final mi madrina me puso, un futbolista que me lee la cantidad. Al poco tiempo recibí un mail de un niño con cáncer que hacía dos años estaba en un hospital, pero que me leía todos los días. Me encontró en google. Su meta era ir a conocerme a la presentación, y estaba ahorrando… Falleció el 15 de Julio, y sus papás me depositaron parte de lo ahorrado (¡Lloré como un mes!). Estoy realmente contenta porque voy a conocer a su familia el 2 de diciembre. Él le dio el sentido a mi libro. Con él me di cuenta que no me puedo detener.

Nay: ¿Qué esperas de la vida?

Siento que voy por buen camino, pero aún falta más. Ya quiero tener mi segundo libro. Me gustaría dar conferencias, ayudar a asociaciones. Siempre recuerdo la frase “Todos tenemos una luz interior, y parece que unos son más talentosos que otros. No es cierto, es que vencieron el miedo y la hicieron brillar”. Espero poderme explotar en la vida, que mi libro sea una construcción de ella, poder ayudar.

Mis preguntas se habían terminado, me sentía contenta, pero algo ansiosa, así que Ana salió a mi rescate, jaja.

Ana Volta: Si tuvieras que recomendarle a alguien que apenas va a escribir un libro, ¿qué sería?

Lucía: Cada sueño conlleva algo pesado, una carga que tal vez no te guste; si no lo tomas, no lo podrás cumplir. Date el tiempo para lograrlo, no pares de hacer lo que te gusta. Quien no hace las cosas es porque no quiere, pues aún en internet te puedes auto capacitar. Somos privilegiados, tenemos educación, hay que explotarnos. No dejen de escribir.

Ana: Tú versus la moda

Lucía: Para mí la moda no es superficial, es un arte, es presentarte como eres, tu curriculum. Estos pantalones son mi personalidad (de flores en tonos rosas, morados y azules, al tobillo). Para mí la moda es un modo de expresión donde te tienes que respetar, a tu cuerpo, usarlo a tu favor. Tampoco hay que tener miedo de probar cosas nuevas, es como la frase “¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo?”.

Comienza música de Amy Winehouse a lo que Lucía dice que le encanta…

Entre risas terminamos la entrevista. Una experiencia que no olvidaré, y no sólo por ser la primera vez, sino por lo bien que Lucía se prestó y se abrió para contarnos de ella.

Gracias al café Ludere por sus atenciones.

Nay Esparza

“¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?”.

Like this Article? Share it!

About The Author

Comments are closed.