La feria de arte en un inbox, parte 1.

Published On Noviembre 12, 2012 | By Kä Volta: Redacción | Exposiciones, Featuring

Por: Irvyn Roho

El extraño y cambiante mundo del arte, a una red wireless de distancia.


Hace unos meses me encontré con una propaganda de una feria de arte con un nombre digno de spam y una exclusiva exhibición de la publicidad hecha artista contemporáneo. VIP Art Fair presumía algunas fotos de instalaciones coloridas y por supuesto carnada en forma de Spot Paintings de Damien Hirst. Hasta ahora no me arrepiento de haber caído en la publicidad simplona y registrarme en ella.

Después de unos días me llegó la invitación con el acceso directo a una galería de fotos de cientos y cientos de obras con todo y ficha técnica. Todo estaba ahí como stalkeando a cualquier persona en sus álbumes de facebook.

De pronto todo se volvió fácil de postergar, el link seguiría en mi correo, las fotos y videos en la página y todo lo que tenía que hacer era regresar a loggearme para volver a ver cientos de puntos de colores. Mentira.

Todo el objeto de una feria de arte es que sea temporal, que no todo el mundo pueda ir, exhibir lo más nuevo de la contemporaneidad y por supuesto vender por cantidades de muchas cifras cosas que a veces tal vez (y no debería defender ésta frase) tu podrías hacer.

Como toda feria, y como yo no sabía, ésta también se termina ya que el link caduca después de que la feria se acaba, y aunque cualquiera con cinco minutos libres se puede registrar, es esta pequeña barrera del “log in” lo que delimita quién esta o no en la feria. En cuanto a las compras, parece que no había gran diferencia en cómo se compra en cualquier tienda en línea.

¿En realidad vale la pena migrar la institución de una feria a un frío servidor lejos de nosotros?

Claro que habrá muchos más espectadores y posiblemente más compradores para artistas nuevos, y si, seguramente fomentará la cultura y existencia de los coleccionistas. Tal vez sea mentira.

Igual que yo, la facilidad para regresar en cualquier momento a la feria y recorrer los catálogos de artistas que no recuerdo, le resta esa atmósfera que engancha de una feria. No puedo tomar tan en serio nada que se encuentre en el mismo navegador que tienes abierto facebook y twitter.

Recién me llegó de nuevo la invitación a VIP Art Fair Latin America, y de entrada me suenan un par de artistas y galerías de México, así que con muchas expectativas de poner atención y cerrar todas las pestañas inútiles,  me voy a dar una vuelta por lo que tienen que presumir los latinos.

Like this Article? Share it!

About The Author