Influencias Musicales

Published On enero 31, 2014 | By Florencia Magaña | Dresses and Chilaquiles

Estaba escuchando a Booka Shade y me dice mi hermano menor: – “¿Porque escuchas música tan extraña?”. Y a veces no se si él no escucha nada, o si de plano soy un ser extraño que usa música rara para relajarse mientras intenta escribir.

Como sea, eso mismo pasaba mientras coreaba hace unas semanas «Wake me up» de AVICII y ahora lo oigo tararearla a lo lejos todos los días, pero bueno, esto me recordó que cuando yo era mas pequeña tarareaba canciones que ahora me se de principio a fin como «Niño Soldado» de Ska-P y «Dar es Dar» de Fito Paez, todo gracias a mis hermano mayores.

Esta música, se encontraba en un casete con unas 10 canciones que se titulaba «Educando a Rosita», porque, en esos ayeres, comencé a escuchar a Belinda y Martín Ricca, cosa, al parecer imperdonable para mi hermano mayor que hizo aquella cinta.

CB

Por estos días sigo asistiendo a conciertos de CUCA y cuando pienso en la banda, recuerdo la habitación de mis hermanos mayores con un póster de tamaño normal que a mi me parecía inmenso que decía “TU CUCA MADRE” y tenía una cucaracha gigantesca en el centro, y cada que veo a José Fors cantando en el escenario y volteo a mi lado para ver a mi hermano cantando mientras yo también coreo todas las canciones solo puedo pensar en ese inmenso póster que me ha llevado a tener recuerdos grandiosos por cada uno de los conciertos de CUCA a los que he ido.

Ahora que entiendo las letras también comprendo las miradas extrañas cuando veían a una niña de 11 años cantando la letra de el flujo de tu flor a todo lo que da. Como cuando baje del auto cantando una canción de Garigoles y mi hermano corrió a mi lado para decirme que la letra de la canción era en realidad una grosería.

Otros momentos lindos eran la una niña de tan solo 6 años pegada al televisor viendo vídeos de Marilyn Manson, escuchando a su abuelita decirle al hermano que hizo que esta mujer haya coreado sus canciones en el Festival Maquinaria, y que esa música era el diablo.

Y ahora yo, junto con mi hermano menor hemos disfrutado de ese ultimo festival, de dos o tres festivales Hell & Heaven, unos cuantos #212 y los que se vienen ya que cumpla la mayoría de edad, todo gracias a la influencia que hemos tenido los cuatro desde que nacimos con un padre músico y miles de vinilos, casetes, discos y mp3 que hemos escuchado juntos a lo largo de nuestros años.

Y todo esto, ¿porque?, bueno, se acerca el día de la amistad, y ellos en realidad han sido y siguen siendo mis mejores amigos y espero que sigamos juntos haciendo recuerdos gracias a la música. ¡Gracias!

Fotografias: Florencia Magaña

Like this Article? Share it!

About The Author

Nunca me he roto un hueso, por lo tanto, no tengo huesos.

Comments are closed.