That #awkward moment: Un lugar inhóspito

Published On Febrero 14, 2014 | By Alejandra Carrillo | Cultura, Featuring

No sé si sea algo específico en Guadalajara. Creo que sí.

Desde siempre el parque Agua Azul, situado en la calzada independencia, ha sido un símbolo del parque al que se va a todo menos a un día de campo. En particular los tapatíos, en especial los que vivimos cerca de allí, podemos darnos cuenta de las diversas actividades nada convencionales a las que se dedican las personas que visitan regularmente este parque.

Me remonto con más exactitud a un 14 de Febrero de hace casi cuatro años, cuando aún me encontraba en la Preparatoria, día en el que, sin parejas, mis amigos y yo decidimos “pintearnos” las clases  y acudir al parque a pasar el día. Preparamos sándwiches, compramos refresco y cigarros para ir de día de campo (qué inocentes), pasarla con los amigos. Tranquilos.

Durante nuestra estancia en el recinto recorrimos todo el parque, cabe destacar que a esa hora los visitantes eran pocos, y casi todos de entre la misma intención. Predominaban las parejas. ¿Ya imaginas a lo que iban?

Pues sí, era catorce de Febrero y las parejas iban a acosarse en el pasto sin ninguna preocupación a besarse y tocarse por encima de la ropa (en el mejor de los casos), dándole una importancia igual a cero al hecho de que el resto de los que visitábamos el parque pudiéramos o no verlos.

¿Te imaginas?

Tratábamos, mis amigos y yo sin intenciones de descansar la vista en esas calenturientas parejas, de ignorar este hecho, caminamos al mariposario, al museo y al pequeño zoológico de aves que contiene el parque. Duramos casi una hora caminando, sin poder esquivar a cada ciertos tramos a una o dos parejas concentradas en un largo beso, fajando, etc. También habían quienes solo platicaban.

Creo que entonces todos nos sentíamos demasiado solteros por exaltarnos al ver tan ridículo número de parejas que utilizaban el parque como un escondite del mundo para sus románticas ganas de estar juntos.

Cuando casi era hora de irnos decidimos cruzar a la otra parte del parque, ya que Agua Azul está dividido por una avenida (González Gallo) y las dos partes del parque y sus museos se unen por medio de un puente que cruza dicha avenida. El puente es bastante amplio, así que cuando empezamos a recorrerlo no nos percatamos de lo que estábamos a punto de ver, al final del puente, a la puerta de la segunda parte del parque encontraríamos a una pareja, en pleno puente, sostenía relaciones sexuales. Sí, relaciones sexuales. En pleno puente peatonal. A las once de la mañana. Imaginen nuestras caras de miedo y asco, salimos corriendo de allí. Riendo sí, pero meramente impresionados por esta escena que si bien ya nos esperábamos nos dejó atónitos.

 Es parte de estos secretos a voces que rodean nuestra bella ciudad, el parque fue alguna vez uno de los pulmones importantes de la ciudad, hoy en día no es más que un escenario para las fotos de quinceañeras y un lugar barato aunque nada privado para ir a pasar con la pareja muy arrinconados y repegaditos’. 

¿Por qué lo hacen?

Podríamos apelar a varias respuestas. Por lo general, estás parejas arriban al parque por la mañana, cuando los niños van a la escuela, cuando se supone que uno esté en el trabajo o escuela, además el parque te cobra aprox. 7 pesos por entrada, cifra muchísimo más barata que la de un Motel, por ejemplo. Y luego existe la ubicación del parque al que es muy raro que la gente acuda entre semana.  Perfecto para esconder el amor, mantenerlo entre las murallas del emblemático parque. Huele a amantes. A aventurillas.

“Amor prohibido nos dicen por las ca-lles” diría Selena.

Una forma extraña del famoso “lado de allá” de la calzada, de pasar el 14 de Febrero, dándose mucho amor prohibido. Secreto.

Es así como califico al Parque Agua Azul como un lugar inhóspito para el amor.

Like this Article? Share it!

About The Author

Soy editora de la sección de Arte y Cultura en la publicación web Kä Volta Reportera en el diario impreso La Crónica Jalisco. Estoy en proceso de combinar mi vida de blogger y mi vida de gente (muy) seria. Me encantan el arte, los libros y los tragos ¡Contáctame! criticacerebral@gmail.com

Comments are closed.