#Entrevista @LeandroTaub: La Mente Oculta en Guadalajara

Published On Marzo 18, 2014 | By Alejandra Carrillo | Featuring

Con una gran respuesta, el escritor esotérico argentino, Leandro Taub, concluyó su gira en México. Presentando el último de sus libros, La Mente Oculta, Taub se va sintiéndose, según sus palabras, muy mexicano.

Después de haber visitado el D.F. Querétaro, Monterrey, Tuxtla y Puebla, Leandro hizo una parada en Guadalajara. México, para él es un país en donde si bien hay creencias arraigadas hay mucha fe, en comparación con otros países.

Con Levi’s, botas cafés y una camiseta gris, Leandro respondió a nuestras preguntas en La casa Buscadores de Sabiduría, lugar en el que también ofreció un taller sobre “La mente Oculta” cuyo propósito es mostrar a base de ejercicios la premisa de que la mente ordenada es mucho más poderosa y capaz. En nuestro país, su libro salió en noviembre del año pasado, mismo mes en el que se agotó. Y que ahora está en relanzamiento. Por lo que no es sorpresa que haya sido bien acogido.

Sobre el objetivo de escribir La Mente Oculta, libro que ha trabajado a partir de las pláticas y escritos diversos que recopiló para trabajarlo en el año pasado, Leandro, para Kä Volta, contó:

“El objetivo del libro es dar más información útil sobre qué es la mente, sobre cómo funciona, todo lo que rodea al cuerpo mental y cómo puede resultar útil tener un trabajo sobre el cuerpo mental para la vida que estamos llevando.La Mente Oculta

Ser útil, pero que no sea algo útil aburrido, que sea divertido, de fácil digestión. “

Así mismo, en los lugares a los que estuvo visitando en México, ofreció diversas conferencias y talleres sobre La Mente Oculta, en la que implementaba diversos ejercicios para controlar la mente.

“Yo no trato de enseñarle algo a alguien. No me considero apto para “enseñar ” a alguien. Lo que hago es compartir lo que voy encontrando. Y si a alguien le interesa, viene. No quiero que mis libros se lean obligatoriamente, no hago libros de colegio, si quisiera que me leyeran obligatoriamente me hago profesor. Escribo y el que quiere leer se acerca, doy charlas como loco, estoy diciendo lo que estoy viviendo lo que voy recibiendo y lo doy con un mantra que es ser útil, pero no controlo que el otro lo tome y cómo lo tome.

En un libro te puedes regresar si olvidas algo, en cambio si olvidas algo de lo que he dicho eso está perdido. Voy entregando lo que he recibido de acuerdo a cierta danza que sucede en el momento, que es esa danza entre lo que yo siento, lo que me preguntan,  los accidentes casuales que suceden… en el libro hay mucha creación, pero tiene qué ser creación organizada, tiene cierta estructura para que las ideas no sean tan caóticas, en un diálogo, todo tiene qué ver con una cuestión más de presente, entonces es más bien como una danza loca, en la que se responde a cada instante. “

Durante la entrevista surgió la pregunta referente a por qué deberíamos controlar la mente siendo algo tan espontáneo. Leandro con una pacífica voz y una conmovedora calma respondió:

“Nosotros con la mente controlamos lo único que podríamos controlar en la vida, que es: lo que pensás, lo que decís y lo que hacés.  Desde que te levantas y hasta que te acostás es todo lo que puedes controlar, tus pensamientos, palabras y actos. Alguien que no controla su mente no puede controlar lo único que controla en su vida. Piensa descontroladamente, habla descontroladamente y actúa descontroladamente. Quién no controla lo poco que puede controlar, que es su voluntad, se asemeja más a un robot que a un ser humano. A diferencia de los espíritus inanimados, que no tienen mucha elección, el hombre, el espíritu que va encargado en el vehículo que ustedes llaman “ustedes”,  puede decidir. Pero el que puedan controlarse no quiere decir que lo hagan, la mayoría de la gente no lo hace. Están automatizados, robotizados. Quien toma dominio de su cuerpo mental hacia cierta auto-observación y dirige su voluntad, ya puede controlar lo que piensa, dice y hace y ahí es cuando se asemeja más a un ser humano y deja de ser un robot. “

Muchos de los conceptos que maneja en sus libros no son fáciles o cotidianos en nuestro entorno. Uno de ellos es el Ego. sobre la concepción que tenemos hacia el Ego como algo nocivo, Leandro nos explicó:

“El ego es una de las cuatro partes de la mente, es la parte de la mente que agarra, es la identificación que tenemos de nosotros mismos, es decir nuestro espejo mental, es como vos te definís a vos, cuando vos nos sos ese vos, vos sos algo más grande, pero vos describís, con el ego, al vehículo que estás utilizando, es lo que agarra tu memoria, lo que agarra tu cuerpo, lo que agarran todos los vehículos desde lo más denso a lo más sutil, tiene la función de permitirte utilizar un vehículo, lo cual, como todo lo manifestado es virtuoso y es riesgoso, es riesgoso si no involucramos el amor, la trasgresión y nos quedamos con un ego pequeño con las pocas memorias que encerramos en el recuerdo y nos quedamos encerrados en el subconsciente, es virtuoso si lo utilizamos para des-identificarnos de esas memorias y nos identificamos con todos los nuevos objetos de observación, es cosa de ensanchar la comprensión de uno mismo y es cuando nosotros crecemos y eso lo hacemos también gracias al Ego.”

Leandro trabaja con algo que el define como “lo oculto”. Algo que no es tan tangible, ni científico y a lo que trata de acercarnos a través de sus obras.

“Estoy pensando en un elefante rosa. Piensa en uno. ¿Lo ves? Ok. El elefante rosa existe en la imaginación. Existió en este instante. No existe ciencia, hoy que pueda demostrar ese pensamiento que acabas de tener.  No hay un científico en el mundo que pueda poner ese pensamiento adentro de un vaso y que diga que allí está el pensamiento que tuviste. No se puede controlar, tiene qué ver con el lado oculto, con cuestiones que van un poquito más allá de la comprensión humana. Sin embargo recién lo has imaginado. Yo trabajo con eso, un poco más con lo oculto que con lo visible.”

Es muy fácil comprender a Leandro Taub, es pausado y es muy claro en sus argumentos.

Los 140

Actualmente, Leandro Taub cuenta con 169 mil seguidores en su cuenta de Twitter, desde sus inicios ha sido un usuario muy activo, sus libros han tenido mucha respuesta también quizá debido a este medio. Sobre esta red social, Leandro nos cuenta:

“Implica una disciplina, implica escribir seguido, dar lo mejor. Es un motor bien útil que te obliga a trabajar con vos mismo con la simplificación. ¿Viste que tiene 140 caracteres? Todo lo que quiera decir tiene que caber en 140 caracteres, entonces implica un trabajo de simplificación. Incluso cuando me hacen preguntas, pues me quedan 70 caracteres para responder. Eso hace que quite todo lo estúpido y deje lo esencial de mis respuestas, de lo que quiero decir. No puedo contestar todo, así que contesto lo que pueda parecer útil o divertido. Estoy muy agradecido porque es una de las herramientas que me permite difundir parte de mi trabajo. ”

Leandro trabajLeandro Tauba en su siguiente libro, el cual será su cuarta entrega y  en comparación a sus últimos libros trata de una novela que se titula “El Anarquista”, habla sobre un hombre que vive fuera y dentro del sistema.

Se nota el trabajo de adaptación que ha ejercido a través de sus temas y de las diversas técnicas que ha utilizado. Para él estas herramientas de escritura, como los guiones para cine y los temas esotéricos en los que ha trabajado, son ejercicios de aprendizaje.

“Toda herramienta me es útil pero porque no la agarro, aprendo de ella, pero hago lo que quiero, el problema de aprender algo y creer que es cierto es que después estás atrapado en ese método y no respondes tanto a vos, te dicen esto tiene que ser así, si lo crees estas apresado en eso, yo aprendo cosas pero las suelto antes de hacer. Aprendo, tomo herramientas pero hago lo que quiero como quiero.”

Leandro sigue trabajando, para la segunda mitad de este año debemos esperar más material de este gran escritor. También esperamos su regreso a México, programado, quizá para el próximo año.

 “Mi reto personal y mi trabajo conmigo, es proteger y mejorar un poco más todo el mundo que recibí. Cuerpo, entorno, universos desde los más inmensos hasta los más pequeños. Cuando hago obras intento ser útil para proteger y mejorar. En la obra hay una renuncia, en cuanto lo entregas ya no te pertenece. Lo escribí y ya está. Se acaba, paso al siguiente. Al que lo lee decidirá si le sirve o no.”

La propaganda de La Mente Oculta está envuelta en una imagen bastante peculiar de Leandro, en la que se encuentra luciendo extravagantes sobreros y poses que no se ven comúnmente en un libro de esoterismo, a la decisión de utilizar esta campaña, Taub contestó:

“Es mi amor por la música, soy un rocker frustrado. David Bowie decía que la música no es solo sonido sino que es imagen, se ponía maquillaje, se arreglaba precioso. La escritura, creo, no solo son letras, es sonido, imagen y es un todo.  También hay algo que está pasando en el mundo, en los últimos 60 años había un gran valor por la gente de la música. Hoy eso está medio caduco. Hay algunas figuras del entretenimiento que están cayéndose. Y ya todos le están dando más valor a lo que encuentran útil. Al trabajo consigo mismo. El Jodorowski es el nuevo Lennon, somos las nuevas figuras, estos escritores. “

La Mente Oculta es un gran libro de reflexión y ejercicio. Toca temas trascendentales para la mente humana. No puedes perderte el relanzamiento de esta gran obra bajo el sello de la editorial EDAF y con una presentación del mismísimo Alejandro Jodorowski. 

Mientras, solo queda esperar el próximo trabajo de Leandro Taub. Nosotros, en Kä Volta, estamos ansiosos.

Like this Article? Share it!

About The Author

Soy editora de la sección de Arte y Cultura en la publicación web Kä Volta Reportera en el diario impreso La Crónica Jalisco. Estoy en proceso de combinar mi vida de blogger y mi vida de gente (muy) seria. Me encantan el arte, los libros y los tragos ¡Contáctame! criticacerebral@gmail.com

Comments are closed.