La fuerza detrás de un poema: Idea Vilariño #WomanPower

Published On marzo 10, 2014 | By Alejandra Carrillo | Cultura, Perfil

Ya no será… Supongo y durante los años he supuesto que una de las muchas autonomías que la mujer ha buscado a través de los años es una de las más complicadas. La autonomía sentimental, el separo de las ambiciones, los planes y los logros de la terrible palabra, o peor, del ideal a eme o ere.

Por muy peleadas que estemos con lo ortodoxo de las relaciones convencionales, el matrimonio, la traslación de la vida por el hogar, (que si bien no tiene nada de malo, termina por ser un estado de quietud profesional, en ciertos sentidos) en el corazón no se manda. Esto es muy cierto.
No podemos tener contemplaciones ni controlar los sentimientos. Idea

Pero podemos, por otro lado, “controlar” (sí, entre comillas) la manera en la que nos relacionamos con el sujeto masculino. Esto pende de una cuerda delgada y muy fina en la que estructuramos ciertos reglamentos para la relación, la pareja y para nosotras mismas que (creemos) regula en cierta manera las emociones y las acciones que tomamos respecto a lo que sentimos.
Pasa, pero, al menos desde mi triste trinchera de soledad, nunca me ha funcionado.

Es triste, creo, no poder separarse, frenarse o detenerse a tiempo. Pero, acepto, jamás he ni siquiera intentado decidir qué sentir, pero sí qué hacer, aunque no es tan difícil pues los hombres y sus (muchas veces oscuros) intereses, cualesquiera que estos sean, terminan decidiendo por mí.

Luego tengo, afortunadamente, a Idea Vilariño.

Una Uruguaya que nació en los años 20, para darle a latinoamérica un ejemplo de que se puede amar encarnizadamente y aún con ello ponerle punto final a aquello que daña, aquello que destruye y que se decide que no dañe más.
Idea tuvo una larga y tortuosa relación con el también escritor Juan Carlos Onetti, durante la cual Idea Vilariño escribió los poemas más sensibles y desgarradores que he leído.
Pero además, esta grandiosa mujer era una fiel seguidora y animadora de la revolución cubana, huyó de la dictadura Uruguaya y viajó por todo América y Europa.
Se dice que nuca habló de más sobre sus poemas, los escribió y dijo: allí están, hagan con ellos lo que quieran.
La parte interesante es que su amor tormentoso por Onetti desembocó en tantos malos ratos, celos, faltas de respeto y finales tristes que es impresionante lo hermosa que es la poesía unilateral de Idea que envuelve la historia. No sé cómo fueron las cosas, aunque existen libros- que no he leído, desafortunadamente- que narran la historia. Se dice que alguna vez Onetti llegó a afirmar que Idea no lo amaba.
Me parece un insulto terrible. Basta leer dos o tres poemas de Vilariño para darse cuenta, para entender que lo amaba.
Sin embargo, puso final a su relación con Onetti en algún momento, cuando supongo que entendió la realidad y decidió marcharse.
El poema de esta separación se titula “Ya no”

“Ya no será”
Ya no será
ya no
no viviré contigo
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.
No llegaré a saber
por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.
Ya no soy más que yo
para siempre y tú
ya no serás para mí
más que tú.
Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.
No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.
No volveré a tocarte.
No te veré morir.

 

Es increíble. Si hubiera conocido a Idea, si la hubiera podido entrevistar, le preguntaría cómo pudo, con esa  intensidad, decidir que ya no, después de tanto.

Por la femenidad de su desamor y la determinación de sus dolores emocionales. Leerla siempre es una salvación.
Todas debieramos tener una Idea Vilariño a la mano en caso de emergencia. Y es que con los hombres no se sabe.
Aunque sus libros en México son un tanto difíciles de conseguir, tenemos la red, bendita sea, en donde con una búsqueda simple podremos tener de cerca los poemas de esta gran Uruguaya.

Respecto a la separación emociones-acciones, aún no he encontrado una respuesta o solución factible. Pero cada que me tropiezo está leer a Idea. Y eso siempre ayuda mucho.

Like this Article? Share it!

About The Author

Soy editora de la sección de Arte y Cultura en la publicación web Kä Volta Reportera en el diario impreso La Crónica Jalisco. Estoy en proceso de combinar mi vida de blogger y mi vida de gente (muy) seria. Me encantan el arte, los libros y los tragos ¡Contáctame! criticacerebral@gmail.com

Comments are closed.