#BaúlDeTalentos: Pasión en Movimiento: Norman Barrios

Published On mayo 5, 2014 | By Alejandra Carrillo | Cultura, Danza, Perfil

-…a probar suerte 1901213_10153744595485391_2042587485_n

Esas fueron las primeras palabras, o quizás las más importantes, que oímos en televisión de este guatemalteco delgado, más o menos alto y con nariz aguileña, jadeando después de haber interpretado una pieza algo compleja en un casting para el programa que canal 22 llevaba a cabo llamado Opera Prima en movimiento, un reallity show con la propuesta de llevar a la pantalla a jóvenes bailarines con la promesa de subir tanto el nivel del ballet clásico en nuestro país tanto como para llevar a las participantes a un escalafón alto en su carrera.

Norman Roberto Barrios Herrera contaba entonces con 21 años de edad, hoy ya con 24 es parte de la compañía del Joven Ballet de Jalisco, comandado por Dariusz Blajer, una de las compañías más importantes en el país ya que presenta obras por temporadas y que se ha consolidado con mucha fuerza en la escena cultural de la ciudad de Guadalajara.

Sin embargo, Norman inició a bailar a los 9 años (1999)  en la Escuela Nacional de Danza Marcelle Bonge de Devaux. Es, y siempre fue  un bailarín entusiasta, apasionado y muy talentoso que por azares del destino terminó en México persiguiendo su sueño. Norman ha conquistado muchos escenarios tapatíos desde entonces, a veces hasta pareciera que es de aquí.

Primero: “SUERTE” Suerte de estar en el momento indicado para cuando se presenten las oportunidades.

Segundo: “TRABAJO” Porque sin Trabajo el talento sobra.

Tercero: “TALENTO” ya que un bailarín sin condiciones nunca llegara a triunfar a lo más alto.

10268632_10153996275820391_1077687718458593694_n

Anda por la vida en jeans y camisetas, caminando solo, es una persona muy transparente, aficionado al fútbol y fanático del club español Real Madrid, en muchos de sus ensayos porta con orgullo la camisa con el número 7 de Cristiano Ronaldo. Sin embargo cuando se monta en las balerinas la magia sucede y vemos a un Norman ágil, valiente, feroz y hábil en los saltos. Una firmeza en cada movimiento que solo logran años y años de práctica.

Norman ha bailado en diversas escuelas, en Guatemala y en México, entre ellas se encuentran la Escuela nacional de Danza Marcelle Bonge (1999-2004 ), la Academia de Ballet Marcelle bonge de Devaux (2003-2006 )  Antonio Luissi Dance Studio (2009-2010).

Ha participado en diversos cuerpos de ballet a lo largo de Latinoamérica por ejemplo,  en el Ballet Nacional de Guatemala, Ballet Ecuatoriano de Cámara, Compañía de Danza Clásica y Neoclásica de Jalisco , en el Ballet de Monterrey y actualmente en el Joven Ballet de Jalisco.  (Bailarín de conjunto y Bailarín solista) interpretando obras como:  El Cascanueces, El lago de los Cisnes, La Bayadera, Giselle, El Nahual, Don Quixote, Le Fille Mal Gardee y otras.

Frente al escenario siempre lleva una sonrisa fresca, limpísima, para él estar frente al escenario es una sensación indescriptible

“No creo que eso se pueda expresar en palabras, por eso se baila. Pero siempre lo digo, lo más parecido a esa sensación es la “PASION””

223513_10152483261590391_288809786_n

Y precisamente, esto, la pasión es la clave de la carrera de Norman, quien se somete a arduos entrenamientos físicos para seguir trabajando para el Joven Ballet de Jalisco. Su rutina inicia exactamente a las 6 de la mañana, hora en que ingresa al Gimnasio, pasa por el salón de clases, va a sus ensayos, etc. Su rutina termina a las 4 de la tarde, y cuando hay funciones casi a las 10 de la noche, hora en que se acaban las presentaciones que en este momento se llevan a cabo en el Instituto Cultural Cabañas, esto no es nada. Norman es un hombre que está acostumbrado al trabajo arduo, y eso quizá se nota en la naturalidad con la que se desenvuelve en el escenario donde parece estar cual pez en el agua, dando piruetas y saltos como si estuviera caminando, como si ese fuera su lugar. Como si hubiera aparecido allí y no hubiera residido en uno de los cinco países más violentos del mundo, como si el número de su pasaporte no fuera número y fuera un oficio. El de ser bailarín.

“Las expresiones faciales correctas en el momento correcto. Expresiones agradables para ellos es lo que me preocupa cuando estoy frente al público, ya que para preocuparte de la técnica de ballet están los miles de ensayos que tienes antes de presentarte ante ellos, yo pienso que una presentación es para disfrutarla y no es momento de preocuparte por nada técnico en lo que a ballet se refiere, para preocuparte tienes todos los ensayos anteriores a la presentación.”

Definitivamente el panorama a futuro para Norman es amplio. Habrá que observar con mucha atención, aunque con tanta agilidad, de seguro será difícil.

Like this Article? Share it!

About The Author

Soy editora de la sección de Arte y Cultura en la publicación web Kä Volta Reportera en el diario impreso La Crónica Jalisco. Estoy en proceso de combinar mi vida de blogger y mi vida de gente (muy) seria. Me encantan el arte, los libros y los tragos ¡Contáctame! criticacerebral@gmail.com

Comments are closed.