10569949_699999210054124_1591105600_n

“Minotaurika” un híbrido del mito que aterriza en nuestro siglo

Published On agosto 2, 2014 | By Kä Volta: Redacción | Arte y Cultura, Teatro

descarga

“Minotáurika” cuenta la historia del rey Minos, quien desafía el orden universal buscando el poder a través de poseer la tecnología.  Con  21 artistas en escena y 8 diseñadores, esta obra dió apertura al Festival de las Artes de Jalisco 2014 (FESTA ), en el Teatro Degollado.

Por: Osvaldo Rondán

@OzPepe

En palabras de su creador la historia comienza con nuevas tribulaciones, como bien corresponde a nuestra era: “En vez de que Pasifae, la madre  del minotauro, se sienta atraída por un toro, lo hace por una máquina, lo cual no es muy diferente a lo que hoy sucede: ¿no nos puede excitar una máquina? Así dará luz a un Minotauro del siglo XXI, mitad hombre, mitad máquina.”10569949_699999210054124_1591105600_n

Minotaurika es la puesta en escena del director Beto Ruíz, en donde el Minotauro no resulta el único híbrido que podremos apreciar a todas luces, pues  es una adaptación multidisciplinaria de teatro, danza y opera-rock, además de una serie de composiciones visuales que adentran al espectador en las profundidades del mito.

“No se trata de una obra de teatro, si bien hay textos dramatúrgicos que han abordado el mito, no quería montar una obra donde se discursara tanto, entonces hicimos una cosa que llamamos escaleta de acciones, las fundamentales en partes para poder contar la historia, ubica a los espectadores con canto.” Señaló el director Ruíz quien se negó a que su obra llevara más argumentos lingüísticos que visuales, da al público de un espectáculo de danza y acción física estilizada que permite ser leída de manera interpretativa e impresionante.

festa_jal_12Ambientada con piezas musicales del maestro Víctor Médeles como Ictus y su Concierto para guitarra y orquesta;  del también jalisciense Antonio Navarro la pieza Divertimento para orquesta;  además de la composición de Carlo Constantini, definida como una creación originalmente realizada para Calígula pero terminó adaptada como una versión especial para esta obra, otorgó al espectador un soundtrack de momentos inesperados, asimétricos y dramáticos que difícilmente podrán seguirse con el golpeteo de un pie.

Así mismo el argumento forzosamente critica las pasiones y el caos de nuestros tiempos que terminaron por rendir a la razón, para abrir, nuevamente, a un viejo olvidado pero siempre presente para dar luz: el mito. Minotaurika resulta una atinada Obertura para esta ópera que supone el FESTA 2014, donde se dará vuelo la creatividad de más de 2 mil artistas jaliscienses.

¿Qué es lo que viene a criticar de nuestros tiempos, este Minotauro?

Hace un cuestionamiento de los límites de la tecnología, es una pregunta ética de ¿tendrá que haber un límite? O si realmente hemos llegado al punto en que podría haber este límite. Un día en el momento menos pensado habremos creado un monstruo que nos coma a nosotros y habrá que ver si estamos dispuestos a ello.

Imagínenos un Teseo desgastado que busca al enemigo, cundo el verdadero monstruo es el laberinto en el que se encuentra

Es cierto que el asunto del laberinto es un asunto interno, por el tipo de espectáculo hicimos un subrayado sobre la parte exterior y algunos momentos sobre la parte interior, pero no nos quisimos ir a una lectura más psicologista, el mito, como dice Joseph Cambells, puede ser leído en varios niveles en el social e individual y este mito aplica en ambos, así que en el montaje  yo tomé la lectura más global.

Entonces desde ahí, ¿de qué están compuestas las paredes de este laberinto?

Ahora las sociedades contemporáneas ya no hacen su construcción sobre un basamento de posturas ideológicas, políticas, filosóficas, quizá económicas pero tampoco es tanto así, sino sobre la necesidad de la apropiación de la tecnología, no de la información como ocurría a finales del siglo pasado, sino de la tecnología, en términos bélicos, de salud, de publicidad, nos dejamos llevar.

Este Minotauro adquiere personalidad como reminiscencias taciturnas del Asterión de Borges y del giro iconográfico que le dieron los surrealistas a su figura

Se conserva la parte humana, que yo espero que siempre se conserve. Aquí ya el problema no es  si se es animal o no, creo que ya entendimos que la liberación de los impulsos nos viene bien, nos estresa menos, arranca neurosis, el hecho de que haya que sacar al animal interior a pasear ya lo entendimos. Ahora el asunto es lo contrario, un lugar donde ya no hay impulsos, donde eres una máquina, ¿Dónde quedaron los impulsos? El minotauro padece operar a partir de ciertos programas y no conforme a necesidades propias

¿Surgió primero esta inquietud por la enajenación tecnológica y se diluyó en el mito del Minotauro o quería hacer algo con el mito y decidió abordarlo desde esta idea? Ahora sí que ¿qué  fue primero el mito o el logos?

Yo no sé cuándo brinca la idea, siento atracción por la mitología griega desde hace tiempo, no sería mi primer trabajo ya he hecho anteriormente trabajos parecidos  como el de Ícaro sin paracaídas que es  un oficinista que decide volar y Orfel,  la adaptación contemporánea, como lo son todos, del mito de Orfeo desde el puerto de Veracruz, ahora me voy con este mito, hay una necesidad sobre qué tiene la mitología griega que decirnos, lo repito a menudo: en tiempos de oscuridad cuando la ciencia, la razón y todos los oficiales no nos ayudan me vuelvo un poco infantil y regreso a la ética de todos los tiempos que se preserva en los mitos.

Like this Article? Share it!

About The Author