Interestelar de Christopher Nolan: Expectativa vs. Realidad.

Published On noviembre 26, 2014 | By Kä Volta: Redacción | Cine

Por: Adolfo Núñez @a_auerbach

El fenómeno de la llamada “recomendación boca en boca” ha surtido efecto con ésta. Todos, absolutamente todos te dicen que Interestelar de Christopher Nolan es el fenómeno fílmico del momento, el que no te puedes perder. Todo mundo habla de ella, tus amigos la comentan en redes sociales, y la llaman una genialidad, una película imperdible, o en algunas circunstancias “una fumada total”.

tumblr_nes5fvIECl1sufokko1_500

Las expectativas son altas, eso es un hecho, pero ¿es realmente la película tan buena como te la cuentan? ¿Realmente hablamos de una película con madera de clásica? La respuesta es un satisfactorio sí.

Interestelar es el nuevo clásico de ciencia ficción moderno, me atrevo a decirlo la película más ambiciosa en términos intelectuales desde la orgásmica “2001: A Space Odissey” de Kubrick, la película más vanguardista del año, y la más íntimamente dramática del realizador. Una total y absoluta obra maestra.

Y como tal, no podría sino generar opiniones totalmente divididas entre la crítica y el público en general. Se ha llamado desde difusa y demasiado pretenciosa hasta un deleite total, una maravilla de la cinematografía actual.

Tal vez suene algo trillado pero al final la última palabra está nosotros, y en lo que la misma película nos deje como personas, como individuos, como seres humanos así como para, de igual manera, cuestionar nuestro lugar en el universo, en el tiempo y en el espacio. Es decir, la esencia misma de la ciencia ficción.

1

El capitán de esta odisea moderna es Cooper (un brutal Matthew McConaughey), hombre nostálgico y filosófico, padre de familia, el cual critica constantemente a su sociedad y el sistema que la rige. Una generación sin alma, sin esperanza, sin alimento. Un sitio donde los jóvenes aspiran a ser agricultores, no científicos, a ser prácticos, no creativos.

El otro personaje que nada contracorriente es Murph (Mackenzie Foy) hija de Cooper, cuyo nombre nace de la expresión conocida como Ley de Murphy: “Si algo puede salir mal, saldrá mal”. En instancias más optimistas: “lo que pueda pasar, pasará”.

Todo tiene una explicación racional. “Se busca el cómo y el porqué, y se llega a conclusiones” le dice el padre a la hija.

La respuesta  para la problemática que aqueja a la humanidad no está desde luego en la Tierra sino hacia arriba, en el cosmos, en agujeros de gusano y hoyos negros. En otra realidad, otro universo. Solo eso nos puede salvar de la extinción.

Como menciona el profesor Brand, personaje clave en la historia caracterizado por Michael Cane, otrora actor de cabecera de Nolan “no pensemos como individuos, pensemos como especie”.

La supervivencia, sí, pero también el amor, la esperanza. Esas son las motivaciones de los personajes y que se vuelven la columna vertebral de la cinta, además de los tópicos principales que Christopher Nolan te busca vender en una obra que orbita entre emociones enteramente humanas y teorías científicas reales.

¿Cómo hacer que dicha ecuación funcione? Eso es exactamente lo que trata de exponer el personaje de Anne Hathaway, Amelia Brand con un pequeño monólogo en una escena de la cinta.

3

“El amor es lo único que trasciende el tiempo y el espacio. No puedo explicar le verme atraída hacia alguien que no he visto hace años, pero tal vez se deba a que es algo que no podemos entender” dice Amelia.

Mucho sentimentalismo, naves espaciales, paradojas temporales y olas gigantescas. Así de arriesgada es la visión que Nolan nos propone  y  el resultado es absorbente, embriagador y potente, si el público decide perderse y ser atrapado por éste.

Porque Interestelar es una película que gira en torno a la empatía, concepto clave jamás visto en la filmografía del realizador.

Es curioso pensar en las diferentes vertientes que puede llegar a tomar un director tan complejo, tan engañoso y al mismo tiempo tan perfeccionista, lo cual también nos hace pensar en su lugar y el prestigio que se ha ganado en el cine contemporáneo.

El mayor problema cuando has llegado hasta la cima de la industria cinematográfica es que todo lo que hagas será medido y comparado, las expectativas serán mayores y la eventual caída será desde una grande altura y vista por todos.

Pero si te das el lujo de tocar fibras tan profundas en contextos tan vastos e infinitos como el espacio exterior y el universo, de una manera que no se había repetido desde el año de 1969,  tal vez en ese punto Hollywood, y el público cinéfilo y toda la humanidad en general te dejen hacer una película tal y como te venga en gana.

Like this Article? Share it!

About The Author