10822310_948283368515482_1137797775_n

“Pogo”: una mirada a la pobreza por Máximo González

Published On diciembre 23, 2014 | By Kä Volta: Redacción | Arte y Cultura, Artes Gráficas, Museos

Un cielo estrellado, bancos de madera bajo un cubo de acrílico, una sala multimedia, miles de globos terráqueos, un cuarto de luces y un camino entre cientos de platos. Estas son algunas de las piezas que forman parte de la exposición “Pogo” del artista argentino Máximo González.

Por:  Liliana Razo Juárez

10867203_948283538515465_1644506752_nPobreza es el tema principal, planteado y representado en algunas de las salas y patios del Instituto Cultural Cabañas; y cada uno de los espacios simboliza una palabra que es más que eso, una situación que hace visible lo enfermo y egoísta que puede ser el mundo, lo enfermos y egoístas que podemos ser nosotros. Ocho paradas con un mismo objetivo: la reflexión sobre la pobreza a través de  dibujo, collage, instalación, fotografía, video, performance y escultura.

La obra se encuentra en seis salas y dos patios, anteriormente presentados, durante casi 12 años, en  Bombay y San Juan de Puerto Rico, Chicago, Toronto y la Ciudad de México.

Esta exposición tiene entrada libre y permanecerá hasta el 8 de febrero.


 

  • “Cielo de América”

En el patio Ciego existe un cuarto oscuro, construido con lo que aparentan ser láminas, que se convierten en un cielo nocturno lleno de estrellas. Orificios en el techo filtran un poco de luz para simular un “cielo estrellado” y para que el espectador pueda tomar asiento y contemplarlo; contemplar ese “cielo estrellado” que muchas personas, inmersas en la pobreza, pueden ver desde ese cuarto oscuro que ellos llaman “casa”.

  •  “Manifestación”

¿Por qué un banco de madera tendría que estar cubierto por un cubo de acrílico?  La respuesta fue explicada de manera sencilla: para que los ricos puedan sentarse. Ese es el banco de los ricos hecho por los pobres.

10859415_948282315182254_1849317443_n

En esa primera sala y frente a los bancos se encuentra un billete y una mesa de madera con monedas incrustadas. Una manta hecha por billetes mexicanos (sin circulación) es la vecina de una pared llena de pequeños puntos que son en realidad pequeños contenedores de acrílico con un grano de arroz dentro en donde se lee: “Tengo hambre”.

10884476_948282378515581_1600019756_n

10863568_948282371848915_1099319268_n

Lo más impactante está al final de la sala; aparentemente se aprecia una pared manchada con pintura roja, sangre. Dolor. Pero si lees “Pan y Rosas” te percatas de que es una interpretación totalmente diferente, sigue siendo una pared manchada de pintura roja pero sobre esas manchas están acomodadas pequeñas rosas de tela que simbolizan el amor y la paz.10863474_948282918515527_618284392_n

 

  • “Sala dos”

Sentarte y ver cientos de pantallas con imágenes de animales, plantas y  desiertos, escuchar el murmullo del agua, el sonido de los grillos. Estar tranquilo, para que súbitamente esas pantallas giren y se llenen de imágenes de guerra: sangre, bombas, heridos, y escuches gritos y explosiones,  eso es la sala 2.

  • “El mural”

En esta muestra, Máximo González realiza un mural con billetes fuera de circulación, estructurado por etapas que van desde la zona industrial, pasando por zonas petroleras, tala de árboles, edificios, playas, cavernas y ciudades perdidas, a un cielo repleto de naves espaciales.

10881183_948282341848918_2124800910_n

10866979_948283228515496_1449999084_n

Detalla cada zona utilizando el papel moneda que alguna vez sirvió a muchos en su riqueza pero dejo con hambre a muchos más.

10815829_948283221848830_1081762249_n

  • “Camino entre mundos”

Ver 7 mil globos terráqueos en el Patio Orozco es querer abalanzarte sobre ellos, es querer patearlos e incluso jugar con ellos, es sorprenderte al saber que esos globos representan los siete mil millones de habitantes que existen en el mundo pero también es no querer saber que algunos están desinflados porque simulan el tercer mundo. El tercer mundo en donde hay millones de pobres.

10859474_948283261848826_1385772097_n

10881219_948283415182144_1437617073_n

  • “The Magnificy Warning Monument” 

Luces rojas en una sala crean un ambiente romántico, muchos creerían que es una sala adecuada para tomarte una foto con tu pareja y subirla a alguna red social pero el significado es otro porque también hay platos, tazas, jarras, tenedores y cucharas. Hay utensilios comúnmente utilizados para comer combinados color rojo de las luces con el fin de emitir una alerta; de gritar que mientras tú los usas para comer otros no tienen comida.

10841487_948283315182154_2055981197_n

  • “El bosque de la Silla del árbol”

Esta sala se resume en la esencia del hombre interpretado por sillas que aún conservan las ramas y hojas del árbol que nacieron. Simulan un “algo” apartado de sus raíces que conservan la esencia.

 

  • “Herencia”

La última sala muestra un camino trazado entre más de mil platos que fueron donados, algunos con mensajes como “Ayúdame soy tu hijo” y otros con la fecha de los quince años; todos con una misión: reflexionar sobre el alimento que día a días tenemos la suerte de llevarnos a la boca.

10863491_948283905182095_414315444_n


 

Pogo es una exposición que se presta para terminar enamorado, o enamorada, de los siete mil globos terráqueos o del cuarto de luces rojas, encantada, o encantado,  por la pared “Pan y rosas”;  se presta para recibir un impacto por los pequeños granos de arroz con cruel mensaje pero también cumple con el objetivo propuesto por Máximo González.

Pogo exhibe arte basado en la pobreza, te muestra que este tema  no está lejos de la realidad y que realmente tienes suerte de no ser uno de los más de 2 mil millones de personas en situación de pobreza en el mundo pero que esto, sin embargo es un llamado a hacer conciencia que lleven a realizar acciones que combatan el ritmo capitalista y desigual que impera en casi todos los países del mundo.

 

Like this Article? Share it!

About The Author