“LA Etapa”

Published On noviembre 25, 2015 | By Kä Volta: Redacción | Veintisiempre

nieve-veintisiempre

Por: Ashanti Ahumada | Ilustración de Lilian Pepper

A todos nos llega “LA” etapa, si en la adolescencia eran las fiestas de 15 años, en los veintisiempre son las bodas y eso llega fácil, es una fiesta, tus amigos unen sus vidas, sigues bebiendo alcohol en esas reuniones, bailas y todo eso que pasa en las bodas, pero entonces pasan otras cosas.

Hay una época dorada dónde todos son solteros y la fiesta parece infinita pero no lo es, un día te despiertas y te das cuenta que hacer planes ya no es tan fácil porque algunos amigos quieren pasar un fin de semana con su pareja o cumplen un mes más juntos y te dicen que no pueden porque van a celebrar.

Al principio encontré esto un poco frustrante, si sabía de algún evento y le decía a mis amigos muchos me decían “No sé, déjame comentarle a [inserte nombre de la pareja]”.

Me molestaba sentir que mis amigos no eran dueños de su propio tiempo o que ya no disfrutaban pasar tiempo conmigo, pero después me calmaba y pensaba, “bueno, si estuviera en su lugar tal vez haría lo mismo” aunque también podrían decirme que no porque el evento o el lugar no les gustaba y eso ya había pasado pero no me molestaba tanto como cuando me decían que era por su pareja y ahí entendí.

No me molesta que cambien planes por su pareja, me molestaba esta sensación de ser third wheel, la mosca o como ustedes le digan; me molestaba un poco que todos tuvieran a alguien, todos menos yo.

No pasó mucho tiempo para que dejara ir esa idea y aprendí a disfrutar ser third wheel, es interesante porque muchas cosas cambian, el amigo o amiga que solía ponerse borrachísimo deja de hacerlo porque “qué oso” que tu pareja te vea en ese estado, te das cuenta que una reunión se puede convertir en una fiesta o lo lindo que es que quieran compartir a esa persona contigo y a ti con esa persona, es cariño genuino y es bastante gratificante.

Ahora, justo cuando me sentía cómoda y tranquila con ser third wheel llega una nueva “LA etapa” y es que no sé en qué momento mis amigas y amigos comenzaron a tener hijos, de verdad que no lo sé, hace unos años nos seguíamos poniendo de acuerdo para ir a conciertos, a cenar, a hacer muchas cosas, pero ya no.

Ahora tengo que ir a bautizos o en casos más personales a visitar cuando un bebé acaba de nacer. Esta es una parte divertida (niveles altos de sarcasmo) de los veintisiempre, porque hay un efecto dominó, una persona se casa y después no paran (en dos años he visto a seis amigos casarse y a tres tener hijos) entonces te preguntas ¿quién sigue? o en mi caso ¿Yo también tengo que hacerlo? Y da miedo.

Mi conclusión es que como es de esperarse nadie va a decirme qué hacer y que con hijos, sin hijos, con anillo, sin anillo, mis amigos siguen siendo mis amigos, solo están en etapas diferentes y mientras ellos viven su versión de “LA etapa” construyendo su familia, yo voy vivir la mía durmiendo hasta tarde los sábados.

Like this Article? Share it!

About The Author