La principita

Published On noviembre 26, 2015 | By Karla López Rubio | La Cereza Del Pastel

12270478_10153949572930934_165335884_n

Elegí éste título de Principita y no princesita para por que en realidad para mí el libro del principito no es un título de nobleza sino el nombre de un personaje que amé mientras lo leí, perdería la esencia de lo que significó el libro para mí y eso es lo que quiero compartir.

En la primaria leí fragmentos de El Principito pero jamás hicieron eco en mí, crecí con la creencia que era un libro para niños, así que de alguna manera mi interés por este libro era poco.

Hasta hace unos años que lo puse en mi lista de libros por comprar, y sí lo pospuse demasiado tiempo para dale lugar a otros, y para ser honesta no me arrepiento, leí ese libro a su debido tiempo, por que lo que me hizo ver y entender quizá años atrás no lo hubiera visto.

¿Que fue lo que me enamoró de este libro?, pues todo, haré mención de algunas frases y personajes que me movieron.

El principito

El niño que viene de un planeta lejano me provocó ternura, me evocó la capacidad de ver las cosas desde una manera simple como lo hacen los niños, desde un razonamiento lógico bastante perspicaz casi autónomo y lo que lo lleva a tener ese discernimiento es la curiosidad ya que siempre preguntaba sus dudas y se aferraba a ellas. También algo que me encantó de este niño es la flexibilidad que tenía para dejarse contagiar por el conocimiento de los otros. El principito despertó en mí a mi niña, la que a veces se asoma para hacer preguntas absurdas pero que necesito, a valorar esa parte mía como símbolo de curiosidad por la vida y que requiere que la mujer que soy ahora la cuide.

– “Así es -confirmó el zorro- Tú para mí, no eres más que un jovencito semejante a cien mil muchachitos. Además, no te necesito. Tampoco tú a mí. No soy para ti más que un zorro parecido a cien mil zorros. En cambio, si me domesticas…, sentiremos necesidad uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo.” Extracción de El Principito.

Esta parte para mí fue tan reveladora, nada es nada y nadie es nadie, dentro de mi percepción, hasta que le otorgo la atención e intención de mi afecto y/o interés. Y cuando esto pasa se da el sentido de pertenencia:

“pertenezco por que tú me ves y perteneces por que yo te veo.”

Lejos de una posesión es el reconocimiento de la existencia de otro ser y hacerlo participe involuntariamente de un rol dentro de mi vida por poner mi atención en él, darle importancia y mi tiempo.

-“Uno se expone a llorar un poco, si se ha dejado domesticar…”

El zorro es tan sabio. El sentirnos vulnerables muchas veces es lo que nos aleja de “ser domesticados” al creer que si uno necesita del otro, en algún punto hemos de sufrir por esa necesidad, y decidimos, a veces, alejarnos antes de sufrir, aunque no tengamos la certeza de que así será.

La lección aquí fue que a pesar de sentirse vulnerable vale la pena ser domesticado; es una complicidad entre dos individuos, es la amistad, el amor, el compañerismo, vamos tantos tipos de relaciones en las que nos vemos involucrados y que necesitan de nuestro tiempo, atención y afecto. Vale la pena, aunque se crea que se llorará un poco, el vivir y sentir estas relaciones.

No me cabe el espacio para describir las muchísimas frases que este libro hizo resonancia en mi corazón, por que allí fue donde sentí el eco. El Principito hizo verme a mí, y algunas veces me vi como la rosa, a veces como el principito, bueno me vi en todos los personajes es por eso que decidí llamarme La Principita.

Like this Article? Share it!

About The Author

Mis papás me llamaron Karla pero mis amigos me llaman Cherry. Soy una tuti fruti, dicho formalmente Lic. En ciencias y técnicas de la comunicación. Tengo mucho soul norteño, un toque de gitana y sangre jalisciense. Me considero creativa, ya que no soy ni artista plástica, ni fotógrafa, ni maestra, ni músico, ni cocinera, ni muchas cosas sin embargo me gusta pintar, fotografiar, enseñar y hacer musiquita y miles de cosas más cuando estoy en el mood de hacer lo que quiero. Solo soy lo que en el momento se me antoja ser y hacer.