¿Quién es el hombre en mi vida?

Published On noviembre 5, 2015 | By Karla López Rubio | La Cereza Del Pastel

image2

Aprovecho que es el mes del hombre para agradecer a los hombres de mi vida.

Se dice que nadie sabe de donde viene el hombre; es una figura que ha interpretado mucho roles en mi vida: de padre, hermanos, amigos, amores, maestros, y la energía que permite que mi parte femenina se refleje y proyecte.

Es también una fuerza que está en mí, que he tomado de todos los antes mencionados para tener la dualidad en mí. Todos, hombres y mujeres, tenemos energía femenina y masculina dentro de nosotros sin importar nuestras preferencias sexuales o género.

El hombre en mi vida merece honor, por que he aprendido mucho de ellos, a ser más precisa en mis acciones, hablar cuando se requiere más fríamente, a separar cuestiones emocionales y a discernir con mejor claridad y ser más objetiva.

Agradezco a los hombres de mi vida, por que la mayoría de los que me rodean son personas con las que puedo aprender mucho, y no creo que sea una cuestión de sexo, siempre he estado rodeada, la mayoría del tiempo, de relaciones saludables y con las que puedo aprender y crecer mucho.

El hombre no es lo opuesto a mí, sino lo complementario, la fuerza que siempre buscare, dentro y fuera, para dar pasos más seguros. Lo masculino es la esencia de la acción.

En ésta columna sólo quiero agradecer y honrar al hombre, a los hombres, por su música, arte, enseñanzas, su amor, por siempre.

Like this Article? Share it!

About The Author

Mis papás me llamaron Karla pero mis amigos me llaman Cherry. Soy una tuti fruti, dicho formalmente Lic. En ciencias y técnicas de la comunicación. Tengo mucho soul norteño, un toque de gitana y sangre jalisciense. Me considero creativa, ya que no soy ni artista plástica, ni fotógrafa, ni maestra, ni músico, ni cocinera, ni muchas cosas sin embargo me gusta pintar, fotografiar, enseñar y hacer musiquita y miles de cosas más cuando estoy en el mood de hacer lo que quiero. Solo soy lo que en el momento se me antoja ser y hacer.