Veintidós Cráneos en Ovación a La Catrina

Published On noviembre 9, 2015 | By Nidia Beltrán | Arte y Cultura, Exposiciones

La Sala Juárez albergó los preparativos necesarios para el Día de Muertos con una exposición de arte en varios formatos dentro de su cuarta edición del Paseo de la Catrina.

DSC_0205

Desde el jueves 29 de octubre, las instalaciones del Laboratorio de Artes y Variedades abrieron sus puertas a más de doscientos artistas. En las paredes se expusieron cuadros de técnicas mixtas que retrataban la muerte de una manera muy mexicana: colorida y, contradictoriamente, llena de vida.

Cráneo Colibrí

Al centro de la galería de la Sala Juárez, se exponían sobre una base veintidós cráneos decorados. Cada uno reproducía la concepción de la muerte de un artista diferente: algunos -por el lado existencialista- plasmaron un discurso más estético. Otros -en su concepción poética y trascendental de la muerte– simularon el origen de una vida nueva dentro de ella.

Cada Cráneo, un Mundo

Acrílicos, cristales, espejos y tela fueron algunos de los componentes de cada universo que se compactaba en un fragmento humano. Ahí -inerte- descansaban veintidós pasajes distintos al más allá, esperando que el público eligiera su destino.

DSC_0206

Alrededor de la presentación se acomodaron distintos artistas de body paint para plasmar una versión de la Catrina de José Guadalupe Posada en las caras de hombres. mujeres y niños que se acercaban a las mesas de trabajo. Cada cara pintada: primero toda en blanco, como perdiendo vitalidad, y luego con detalles más y más coloridos, serían un elemento del ejército que en masa circularía por las calles de Guadalajara. Desde la esquina de Juárez y Ocampo hasta Chapultepec, la muerte recorrería la ciudad en cuerpos muy vivaces, cumpliendo con el Paseo de la Catrina que hace cada 2 de noviembre.

Vestidos Paseo de la Catrina

Fuera de la Sala Juárez se colocaron en maniquíes vestidos que hacían alusión a la huesuda: con cadenas simulando costillas, y manta color hueso en lugar de la cadera… Un vestido para pretender ser La Muerte y acosar a quienes ya deben partir, el perfecto disfraz para el acecho de almas no redimidas. Sin perder el estilo. Todos ellos elaborados por las instituciones de moda más importantes de la ciudad como lo son Centro de Diseño de Modas y Centro Superior De Moda Edith Martin.

Like this Article? Share it!

About The Author

Volteo hacia arriba cuando paso por debajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Soy comunicóloga y fotógrafa siempre en formación. Busco retratar y escribir lo que veo que da vida a mi alrededor. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.