Descomposición del Artista

Published On diciembre 5, 2015 | By Nidia Beltrán | Arte y Cultura, Teatro

José Pérez Piat dirigió la lectura dramatizada de la obra original de J. D. Wallovits Las Listas. La actividad se llevó a cabo en el Foro Periplo dentro del marco del Festival Internacional del Libro edición 2015.

Con los actores Juan Romo, Jesús Hernández y Mario Montaño, la caja negra de Foro Periplo se convirtió en una habitación con una mesa al centro, donde dos personajes se dedicaron a pasar y repasar una lista de alimentos, tachando los que aún tenían en almacén.

Dentro de una sociedad en la que todos los individuos siguieron su sueño de ser artistas, no queda gente que levante el sistema para que éstos sobrevivan.

Estos “artistas” se encuentran a punto de morir de inanición, al no tener fuente alguna de alimento o sustento. Se mueven en sillas de ruedas, privados de sus facultades motrices y artísticas con el objetivo de “ahorrar energía”. Discuten y charlan en torno a sus necesidades humanas, distinguiéndolas siempre de sus necesidades artísticas.

DSC_0009

Durante toda la representación se hace una descomposición del significado del artista, que dentro de una sociedad de puros artistas, no es verdaderamente artista.

No puede ser artista quien no haga arte, quien no consuma arte.

Se define al artista entonces, como verdadero, mientras se encuentre en un ambiente de represión, mientras lo tome como un hobbie y como un sueño inalcanzable. Dibujan una línea entre el artista aspiracional, amateur, que deja de ser auténtico y orgánico en el momento en que cruza la línea de un artista consolidado y “formal”.

Durante la puesta en escena también se parodia la enseñanza del arte, el cual debería ser tan natural y espontáneo que resulta absurdo querer aprenderlo o querer “educar” a un artista en su arte.

DSC_0021

Sí, los profesionistas son necesarios: son quienes hacen la vida posible.

Pero los artistas (verdaderos) hacen la vida vivible.

Like this Article? Share it!

About The Author

Volteo hacia arriba cuando paso por debajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Soy comunicóloga y fotógrafa siempre en formación. Busco retratar y escribir lo que veo que da vida a mi alrededor. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.