Tradiciones Navideñas

Published On diciembre 17, 2015 | By Nidia Beltrán | Arte y Cultura, Cultura Popular

Las tradiciones son lo que da color e identidad a los diferentes territorios. Y en una tradición global como es el festejo de la Navidad, México tiene su propia forma de festejar los días previos y posteriores a la fecha.

Las tradiciones navideñas suelen ser las mismas en el grueso de los estados, aquí traemos los orígenes y justificación de las fiestas que suelen acompañar la navidad en tierras tapatías.

Regalos_KV copia

Nacimientos

Nada más comienza diciembre, las casas asignan un espacio en la mesa de la sala, un nicho o una cómoda para colocar el Nacimiento. Casi siempre compuesto por piezas de cerámica sobre un poco de heno para “ambientar” la escena.

Esta tradición nace como una representación cristiana, que comenzó San Francisco de Asís y que llegó a México con los conquistadores españoles. De ahí que Fray Pedro de Gante asignara la tarea de elaborar figuras artesanales a los indígenas de Texcoco.

Fue entonces cuando la tradición de la puesta de Nacimiento, se convirtió ya en una mezcla de culturas, con la aportación del arte y diseño de indígenas mexicanos.

La tradición siguió, pero exclusiva en su mayoría para la Iglesia. Hasta el S.XIX fue cuando adquirió más fuerza popular y las familias mexicanas adoptaron más firmemente esa costumbre para recibir la Navidad.

Nac2_KV copia

Posadas

Seguramente la mejor época del fin de año: el maratón Guadalupe Reyes.

Del 16 de diciembre al 24, Noche Buena, se repite la travesía de la Virgen María y José buscando posada. Tradicionalmente, se hace una fiesta cada noche durante esos días en diferentes casas de una comunidad. En la fiesta se acostumbra pedir posada con cánticos, romper piñatas y cenar conviviendo con las familias cercanas. A parte de los dulces de las piñatas, se dan dulces a los niños.

Sin embargo, las posadas han adquirido una connotación de convivencia entre amigos, y ahora es más común la reunión social con pretexto de hacerlo una posada: sí, no faltan el ponche, los buñuelos y el intercambio de regalos (ahora más de broma), pero la intención de integración y convivencia sigue ahí, que es lo que importa (…y la comida, por supuesto).

Piñatas

Aunque las piñatas sean ahora un símbolo de México, y se haya extendido su utilidad al festejo de cumpleaños infantiles; la piñata en México comenzó como un objeto dentro de las posadas navideñas.

El simbolismo que enmascara la piñata es una lucha del bien y el mal.

Con ornamentos y presentación vistosa, colorida y agradable, se esconde el mal: los siete pecados capitales en cada punta de la estrella heptagonal. Esto representa la tentación y la forma llamativa por la que nos hace caer el mal. La persona que golpea la piñata lucha contra el mal vendado de los ojos: representando la fortaleza dentro de la fe para vencer al mal.

Piñata_KV copia

Pastorelas

Las pastorelas son representaciones teatrales del camino de pastores a ver el Nacimiento del niño Jesús. En esta representación los personajes luchan entre el bien y el mal.

¿Recuerdas tus pastorelas en la escuela a fin de año? Seguro saliste de reno, oveja, pastor o -si eras la bonita de la clase- la virgen María.

Rosca de ReyesÁrbol_KV copia

Finalmente, sabemos que no es precisamente una tradición navideña, pero dentro de la temporada entra la Rosca de Reyes, delicioso pan que se convierte con la familia, amigos o compañeros del trabajo. En el mismo evento se hace el compromiso de pagar los tamales el día 2 de febrero en caso de sacar el monito.

De España esta tradición vino a México en los primeros años del virreinato, que como el Nacimiento se volvió una mezcla cultural al tomarlo con chocolate caliente -original de Nueva España-.

¿Sabías que antes de poner un monito, se acostumbraba encontrar habas dentro del pan? También… solía ser únicamente circular, pero al incrementar el número de invitados (que casi no pasa en México), se comenzó a usar la forma ovalada.

 

Like this Article? Share it!

About The Author

Volteo hacia arriba cuando paso por debajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Soy comunicóloga y fotógrafa siempre en formación. Busco retratar y escribir lo que veo que da vida a mi alrededor. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.