“IMAGINERÍA”, Proceso Creativo de Arte

Published On enero 18, 2016 | By Nidia Beltrán | Arte y Cultura, Exposiciones

La exposición de Ana Cristina Ramírez busca recrear el proceso creativo como una epifanía dentro de la mente: como la iluminación de una bombilla en un cuarto oscuro.

DSC_0104

IMAGINERÍA, de la artista mexicana Ana Cristina Ramírez, se inauguró el viernes 15 de enero con una charla de reflexión en torno a la historia del arte pop (no a la corriente, sino a la inmersión del arte en la cultura popular por medio de exposiciones e instalaciones). La charla se enfocó en la constante transformación de este arte expuesto, retroalimentada por la tecnología (fotografía, videos, internet…) y de la experiencia del espectador: que va adquiriendo un rol más importante cada vez en estas muestras de arte.

La sala era una, dividida en tres con cortinas de una tela negra y vaporosa. Toda en negro. Sin luz.

La oscuridad de la sala recrea la mente previo a la creación. Dentro de ella, se van iluminando las piezas, que indican un proceso. La suma de la razón (que engendra una idea) y una imagen mental (que nace de la imaginación), se puede crear el concepto artístico. Pero falta la voluntad para llevarlo a la realidad. Es hasta que se lleva a cabo una acción concreta (el ingrediente secreto entre esa potencia y una realidad) que se produce una pieza de arte.

Oscuridad = potencia creadora: indeterminable (desbordante de posibilidades) y determinante.

DSC_0108

Como tercera y última fase de la exposición, se muestra sola, inerte, en una cima fuera de alcance, una radiografía de la pieza de arte. No es la pieza en sí, pero muestra su soporte. Muestra la memoria, la imaginación, la razón, todos los elementos y los negativos de la obra:

Los restos,

los rastros

de la creación.

Like this Article? Share it!

About The Author

Volteo hacia arriba cuando paso por debajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Soy comunicóloga y fotógrafa siempre en formación. Busco retratar y escribir lo que veo que da vida a mi alrededor. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.