Retrografía musical: @Lafourcade desde la raíz

Published On junio 8, 2016 | By Iván Serrano Jauregui | Featuring, Música, Playlist

La historia musical de la cantautora mexicana se caracteriza por tener una evolución conceptual y creativa

El día que cumplió 6 años, la niña Natalia Lafourcade Silva corrió a los establos del rancho que visitaba con su familia. La pequeña aprovechó el descuido de sus padres a la hora de la comida que, minutos antes, le habían prohibido acercarse a los equinos. Con mal agüero vaticinaron un fatal percance: la patada de un caballo en la frente de la menor.

El accidente le trajo a Natalia un año de recuperación y padecimientos como cegueras, imposibilidad para caminar, dificultades de coordinación motora e incapacidad de leer.

Ante la gravedad y por disposición médica, su madre, María del Carmen Silva Contreras, pianista y pedagoga musical, además de acercarla a clases de baile, pintura y cerámica, la involucró en ejercicios de aprendizaje musical que, a al par, contribuyeron al desarrollo del método Macarsi, uno de los utilizados para enseñar música y desarrollar integralmente a niños y profesores.

“Eso (el accidente) tuvo que ver en mayor parte para convertirme en músico”, así lo cuenta la cantante en una entrevista del programa de televisión Estudio Billboard.

Cada cúmulo de temas agrupados en álbumes permite comprender cómo la creación artística significó para Natalia una forma de salvar su vida y de sus emociones:

Natalia Lafourcade

Con la bandera de pop comercial y respaldada por una disquera, que ella dice, fue la que le dio la oportunidad de darla a conocer, aunque los temas no reflejaran del todo su deseos de composición, fue como la entonces adolescente se dio a conocer en la escena musical mexicana.

Con temas que aludían a la rebeldía, la juventud y el amor, la cantante creó la reputación de nueva cantante pop juvenil con imagen desaliñada.

Los temas sensación de su álbum homónimo fueron En el 2000, Te quiero dar y Busca un problema.

Casa

En 2005, con un nuevo nombre para su proyecto musical, Natalia y La Forquetina, sale el álbum discográfico Casa. Junto a los músicos César Chanona, Alonso Cortés y Yunuen Viveros, quienes ya la habían acompañado en la presentaciones en vivo del pasado disco, Natalia logró alcanzar los primeros lugares en los conteos nacionales con canciones como Casa, O pato y Piel Canela, este último emana del tributo musical a Tin Tan. En esta etapa su sonido ya se había transformado a pop rock, formando parte de la corriente de talentos mexicanos de ese género.

Las 4 estaciones del amor

Junto a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Jalapa, Natalia realizó esta placa que se identifica por ser sinfónica de música académica. El concepto comenzó en 2006, tras la separación de La Forquetina. En 2007 salió a la venta como EP y marcó una distancia a lo antes conocido de la intérprete.

Los temas remontan a las cuatro estaciones del año, por lo que cada tema lleva el nombre de una.

Hu hu hu

“Tiene una magia, tiene encanto, tiene gracia, es original y conserva, muy enriquecido, su estilo que es inconfundible”, mencionó la periodista Cristina Pacheco en entrevista con la cantante.

Este es un disco más soñador y fantástico. A semanas de terminar su disco instrumental, Natalia comenzó a trabajar en temas con letra; de ahí, y a partir de un viaje a Canadá, nació este disco del que salen varios videoclips: Ella es bonita, No viniste.

Mujer Divina

Después de terminar Hu hu hu, Natalia pensó en un disco concepto en el que pudiera rendir un homenaje. Al involucrarse en las presentaciones del bicentenario junto a Alondra de la Parra, la cantante conoce la música de Agustín Lara.

“Es el proyecto que más me ha tomado terminar, que más tiempo ha tomado energía, dedicación, pero al mismo tiempo me hace feliz porque me ha hecho aprender muchísimo”, declaro en una entrevista para WARPtv.

Sus mujeres, sus canciones y sus melodías la conquistaron. “La música la convertía en cinematografía”.

Mujer Divina salió en 2012 y se caracteriza por tener colaboraciones con distintos intérpretes latinoamericanos.

Natalia mencionó que no es lo mismo manejar tu música, que cuando se trabajan composiciones ajenas se vienen dudas sobre no pasar los límites. “No hubo una pretensión, se encontró el hilo de las canciones. La ilusión de escuchar canciones como Limosna y Amor de mis amores y que las apropiaran las nuevas generaciones”.

Con este álbum, Natalia ganó dos Grammy Latinos.

Hasta la raíz

“Me di la oportunidad de desnudar el alma y no mostrar tener miedo a las canciones y letras como venían”, compartió Natalia. Este disco tiene una temática más profunda; habla de las etapas del amor: desde el enamoramiento, hasta la aceptación de del desamor.

Este trabajo le ha llevado a Natalia ganar premios a nivel internacional. Hasta la raíz, Lo que construimos y Nunca es suficiente son los temas que en poco tiempo se han vuelto en emblemáticos entre sus seguidores.

Like this Article? Share it!

About The Author

(@ivanBien) Reportero en #Arte y #Música de Kä Volta • Licenciado en Periodismo, por la UdeG. Egresado de ISC, por la UAG • Voz ID de una universidad. Desarrollador web. Corrector de estilo en una oficina de comunicación • Aficionado de la cultura popular, los medios informativos, las TIC's, las artes plásticas y el diseño gráfico y editorial • Resiliente/Nauta/Errante • Busco avanzar y a veces lo hago #bien.