La Verità (la Verdad) es la que se dice desde el Arte.

Published On diciembre 6, 2016 | By Nidia Beltrán | Danza, Teatro

La Verità fue el espectáculo estelar dentro del Festival Latinoamericano de las Artes. Con cuatro funciones repartidas en tres días, el Teatro Diana recibió con los brazos abiertos a la compañía multicultural Finzi Pasca, que visitó México con su creación que mezcla las artes plásticas y escénicas.

laverita_teatrodiana-2

Un espectáculo como ninguno otro: donde el enfoque no está ni en las disciplinas circenses, ni en la música en vivo, ni en la dramaturgia, ni en el diseño de vestuario; sino en algo que lleva años siendo un hito en el mundo del arte: la obra del artista Salvador Dalí.

Toda la obra se desarrolla en torno y desde dentro del telón que Salvador Dalí realizó para el Ballet Tristán e Isolda (mismo que estuvo desaparecido por cincuenta años) que se presentó en 1944 en el Metropolitan Opera de Nueva York.

laverita_teatrodiana-8

El circo, como tal, se basa en la intersidciplinariedad: danza, acrobacias, música y clown conformaban los actos de los inicios de este tipo de performance que ahora se consolida como un arte escénica contemporánea que explora en los límites del cuerpo humano y la belleza del mismo. Ahora pues, con la presentación de la compañía Finzi Pasca, artistas de todo el mundo mostraron que el arte no tiene límites: el encerrar en géneros y estilos podrá funcionar para estudiarlo, pero no para crearlo ni para experimentarlo.

El espectáculo tuvo tanto acróbatas expertos en técnicas aéreas, malabares, parada de manos, cyr wheel, hula hoop, contact, diavolo… como una música impresionantemente talentosa y con un rango amplio de los instrumentos que podía interpretar, también se compartieron datos concretos técnicos de la lectura que se podía hacer a la pintura de Dalí. En fin, la experiencia completa fue sumergirse por completo en el cerebro de un artista creador: cuya única regla es no fijarse fronteras.

laverita_teatrodiana-9

La obra escénica está llena de simbolismos que usaba el propio Dalí, o que conocemos de sus obsesiones: huevos, rinocerontes, dientes de león, bastones. Todo esto unido a un lenguaje escénico simbólico de cómo podría pensar el pintor español: un caos en cada número, la redefinición de lo bello, paisajes surreales y una ventana a la posibilidad de lo humano en la belleza y en su interacción con el mundo.

El acto en general se basó en el clown, a diferencia de otros espectáculos de circo contemporáneo que se suelen basar en las demostraciones de las diferentes disciplinas, y en donde se usa el clown como medio de conexión entre un acto y otro. Los payasos, como intermediario entre el público y el artista, tuvieron un guión tropicalizado, haciendo que la conexión con el público fuera más natural y sincera.

laverita_teatrodiana-10

A pesar de la magnitud del Teatro Diana, los artistas (y su director) supieron mantener la intención emocional durante toda la obra. Ya fuera ternura, enamoramiento, compasión o diversión, el verdadero lenguaje que se habla en La Verità es el lenguaje emocional, el que habla en poesía, pintura y arte.

Fotografías de Yorch Gómez para Teatro Diana.

Like this Article? Share it!

About The Author

Volteo hacia arriba cuando paso por debajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Soy comunicóloga y fotógrafa siempre en formación. Busco retratar y escribir lo que veo que da vida a mi alrededor. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.