Volver

Published On diciembre 16, 2016 | By Ana Ramirez Morin | Moin Moin

Ya estoy en cuenta regresiva para mi viaje a México. Estoy realmente emocionada de poder ver a mi familia, amigos, saciar mi antojo de tacos y gozar de un clima más amigable.

He empezado a preparar  mi maleta… mentalmente, que ropa llevare, los regalos para la familia, las cosas que aún tengo que comprar o organizar, etcétera. La maleta como tal la empacare sólo un par de horas antes y como siempre entrare en pánico al pensar que estoy olvidando algo.

Después me espera un viaje de más de 18 horas. Terminare como siempre con el cuello torcido, con los pies hinchados y sufriré de jetlag los siguientes días. Pero valdra la pena todo eso por sentir esas mariposas en el estómago cuando el avión va aterrizando y veo las diminutas luces de mi ciudad, de mi gente. Volvería a hacer todo ese recorrido una y otra vez por volver abrazar a la familia, reír con los amigos y tener la fortuna de compartir con ellos estas fechas.

Guadalajara me parecerá tan distinta y a la vez tan familiar, seguro me dará la bienvenida con una buena lluvia y después me abrazara con su olor a tierra mojada. Me perderé en sus calles por que tal o cual desviación no la conocía. El ajetreo de la ciudad que antes solía disfrutar me parecerá excesivo.

Veré a mis padres y será como quitar el botón de pausa, todo es como antes de que yo me fuera. Sin embargo también veré más canas en su cabello, sus miradas a veces me parecerán cansadas y entenderé que si ha pasado el tiempo sobre ellos. Ver a mi sobrinos siempre me llena de alegría aunque ver a al niño que vi aprender a caminar convertido en un adolescente me hará sentir vieja y caeré en cuenta de que el tiempo también pasa sobre mí.

Si bien mi novio ya estuvo en México el año pasado, me sigue emocionando poder enseñarle los rincones que más me gustan de mi país, que pruebe nuevos sabores, que conozca a toda la gente que es importante para mi y ver como se enamora también de México.

El tiempo se ira volando, tres semanas parecerán un abrir y cerrar de ojos. 21 días no son suficientes para todas las cosas que quisiera hacer.

Las despedidas serán difíciles, se que lloraré en el aeropuerto y regreseré a mi rutina a mi Alemania. Y empezare nuevamente la cuenta regresiva para volver a México…

Like this Article? Share it!

About The Author

Chilanga por nacimiento, tapatía por adopción y actualmente viviendo en Alemania. Master en economía y negocios internacionales, trabajo en la industria de la moda en el área de mejoramiento de procesos y logística, la cual no es nada glamurosa. Escribo como terapia personal por que me divierte, tranquiliza y ordena. Además creo firmemente que no hay idioma más bello que el español para narrar historias. Mis pasiones son viajar por el mundo, probar nuevos sabores y luego intentar imitarlos en mi cocina, tomo fotos de casi todo y me gusta usar zapatos bonitos.