Dos poemas homoeróticos de Aleqs Garrigóz

Published On febrero 14, 2017 | By Kä Volta: Redacción | Cultura

A principios de este año recibimos un correo muy particular. Nos escribía el poeta jalisciense Aleqs Garrigóz con dos interesantes piezas que forman parte de un poemario escrito en 2009: Descargas eléctricas ligeras.

Nacido en Puerto Vallarta, escribe poesía desde los 15 años. Publicó su primer libro de poesía en 2003: Abyección. Posteriormente aparecieron La promesa de un poeta (2005; Premio Adalberto Navarro Sánchez), Páginas que caen (2008, 2013; Premio Municipal de Literatura de Guanajuato) y La risa de los imbéciles (2013, Ganadora del I Concurso Internacional de Poesía de Emergente Nauyaca). También han sido premiadas sus obras Galería del sueño (Premio Espiral de Poesía 2011, de la UG), En la luz constante del deseo (Premio Espiral de Poesía 2012, de la UG), Despiértame en otro mundo (Mención Honorífica en el I Concurso de Cuento y Poesía de la Universidad Marista de Querétaro, 2013), Penetrado por el amor (Mención Honorífica en el V concurso editorial “El mundo lleva alas”, 2012), Resplandor del oro amanerado (Tercer premio en el VI Concurso Nacional de Poesía María Luisa Moreno, 2014), Ha publicado poemas en medios impresos y electrónicos de México, España, Colombia, Estados Unidos, Colombia, Argentina, Honduras, Perú, Nicaragua, Chile y Suecia. Poemas suyos han sido traducidos a cinco idiomas.

Su trayectoria y las piezas que nos envió nos parecieron ideales para este mes de Febrero, en el que todo está lleno de amor y pasión. Esta es la primera vez que incluimos poesía como parte de nuestro contenido y esperamos que les gusten tanto como a nosotros.

Si desean seguir leyendo de este poeta, pueden hacerlo en su blog https://aleqsgarrigoz.wordpress.com/, y su obra la pueden adquirir en Facebook https://www.facebook.com/aleqs.garrigoz.5


A U N J O V E N M A R I N E R O

Cógeme de la mano,
llévame en una barca en que sólo quepamos tú y yo
a esa nación tabú donde es lícita la trata carnal.
Penétrame en esas rojas mareas
cuyo vaivén sentimos como toques en la médula.
Marea en que los peces convulsionan, eléctricos,
entre jubilosas espumas saladas.

Bébeme, soy botella de un vino que se multiplica a sí mismo;
deléitate hasta tocar fondo.
Cómeme, soy cornucopia de mi propia abundancia.
Habítame, mi cuerpo es hoy para ti
un hostal con sillas, juegos de azar,
música primitiva de tambores y omóplatos, danza
y feliz prostitución. Marinero del amar…

¡No me dejes ir
hasta haberte saciado!

II

Se mecen las olas arrullando el candor,
pero no quiero dormir si no es contigo.

Tus besos son estampa sabrosa
cuando tiras de mi hebilla por acercarme a tu boca.
En ella encuentro un sabor a tabaco y ron.

Somos jóvenes, y seguimos en desarrollo,
carambolos de tierras exóticas,
con una estrella interior.

Uno sopesa los músculos del otro
y lo mide con los ojos.
El otro se deja hacer.

Inmenso es lo que siento por tu fuerza.

Hombre, el océano… el océano nos pertenece.

S U V O Z A D Á N I C A

En medio del paisaje en calma
su palabra es una flecha de fuego,
armonía que me atraviesa el corazón en espera
como el pico de un ave el centro florido de un higo.
Se anida en lo más íntimo de mi salvajismo,
me recorre como un temblor de tierra.

Los hilos de sus frases van tejiendo en el aire
red que me acorrala. Mi cuello es, por su labia,
un tallo dichoso ofrecido a su sed,
a la ansiedad de sus dientes y boca.
Y no sé resistir a sus cantos:
apenas ondea su bandera musical en el aire
y ya me tiene a su lado, besando sus costados.

Mi vida es pariente amoroso de su voz.
Nuestras frecuencias se reconocen,
corresponden. Unidos estamos
en la gracia de la concupiscencia oral,
danzando el pie en un huerto de manzanas,
en este asueto donde cohabitamos él y yo
sin culpa, desnudos y saciados,
pradera azul de la mano de Dios extendida.

¡Alegría! Tendré por una eternidad, sólo para mí,
la soltura de su lengua que blande el pecado ya redimido,
sus labios en donde nació el rojo absoluto
revolcándoseme encima.

Pintura: Men Who Hug (Scott Richard, San Francisco, 2014)

Like this Article? Share it!

About The Author