Trifle de brownie con crema y salsa de fresas

Published On febrero 7, 2017 | By Miss Plaquetas | Cocina

El 14 de febrero está a la vuelta de la esquina, y si eres de las personas que quieren hacer algo más especial y personal para celebrar el día, esta receta es para ti.

El trifle es un postre que combina un bizcocho, crema, mermelada de frutas, y en algunos casos licor, gelatina o nata. Es un postre sencillo pero muy atractivo porque suele presentarse en un recipiente de cristal transparente que deja ver las capas que mezclan los sabores, las texturas, los olores y colores.

Quizás al ver la receta se te haga difícil porque es un poco larga, pero si en algo quiero ser constante con el año pasado, es en que todos los postres que te presente sigan siendo súper fáciles de preparar. Y éste no es la excepción, solo requiere algo de paciencia. Además, te aseguro que el resultado final no sólo te va a encantar a ti, sino a tu pareja también.

Ingredientes

Para el brownie:
1 1/2 barras de mantequilla sin sal
4 cucharadas de cocoa en polvo de buena calidad
1 taza de azúcar
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 huevos
1 taza de harina tamizada
1 cucharadita de polvo para hornear

Para la salsa de fresas:
1 taza de fresas frescas desinfectadas y bien lavadas
3 cucharadas de azúcar
1 cucharada de jugo de limón recién exprimido
1/4 de cucharadita de extracto de vainilla

Para la crema:
1 taza de doble crema
3 cucharadas de azúcar glass tamizada
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharadas de la salsa de fresas

También necesitarás:
Un molde redondo para pasteles o una charola plana pero con fondo de forma rectangular o cuadrada (la mía mide aproximadamente 35cmx25cm)
Papel encerado
2 copas de vidrio o vasos bonitos para servir el postre

Procedimiento

Precalienta el horno a 180ºC y prepara la charola o el molde pastelero cubriéndolo con papel encerado en su totalidad. Ayúdate de un poquito de mantequilla para que se pegue al molde y el papel no se mueva.

En un bol que aguante el microondas, junta la cocoa y la mantequilla, y derrítete (tarda unos 45 segundos aproximadamente). Saca el bol con cuidado y con ayuda de una espátula o cuchara mueve rápidamente para que el mismo calor de los ingredientes termine de derretir la mantequilla e incorporar bien la cocoa.

Agrega el azúcar y la vainilla y sigue revolviendo. Se formará una pasta suave.
Incorpora primero un huevo y bate hasta mezclarlo bien con la pasta; luego el otro y vuelve a batir. Jamás sirvas ambos huevos juntos porque puedes echar a perder la mezcla.

Por último, agrega la harina y el polvo para hornear en tres partes para que no se te haga difícil irlos mezclando con la pasta. Esto será un poco más difícil conforme añadas los secos, pero velo de esta forma: haces brazo, así que continúa mezclando hasta obtener una pasta bien firme. Nunca dejes grumos de harina en la mezcla porque pueden hacerte daño a ti o a quien consuma los brownies. Además se ve feo.

Vierte la mezcla en la charola o en el molde pastelero y estírala bien en la superficie con tus manos limpias. No te preocupes si queda un poco delgada, porque gracias al polvo de hornear, va a esponjar. Mete al horno y hornea 20 minutos o hasta que al introducir un palillo éste salga limpio.

Saca del horno y deja enfriar por completo antes de pensar en retirar el brownie del molde. Esto porque de lo contrario, se te romperá en pedazos. Así que ten paciencia.

Mientras, puedes hacer la salsa y la crema.

Para la salsa:
En una sartén a temperatura media, pon las fresas previamente cortadas en trozos pequeños, el azúcar y el jugo de limón juntos y mueve constantemente hasta que las fresas suelten su propio jugo. Entre 7 y 10 minutos. Retira la sartén del fuego, añade el extracto de vainilla y mezcla. Deja enfriar por completo. Ponla en un frasquito con tapa y métela al refrigerador para que esté lista a la hora de la hora.

 

Para la crema:
Con ayuda de la batidora, combina a velocidad alta en un bol la doble crema y el azúcar glass hasta que se formen picos. Literal: te darás cuenta cuando la crema haya tomado un color súper blanco y se forme un tipo merengue. Añade el extracto de vainilla y las cucharadas de salsa de fresas que preparaste y mezcla unos segundos más solo para que se combinen todos los ingredientes. Reserva en el refrigerador.

Para ensamblar el postre:
Con ayuda de un cortador o tapita redondo más chico que la boca de la copa o vaso que vayas a usar, corta círculos de brownie. Te digo esto porque si no, te será difícil meter las rebanaditas de pan al vaso o copa. Serán tres capas por cada uno, así que corta unas seis piezas para ti y para tu pareja.

Pon una base de salsa de fresas al fondo, luego un brownie. Apachurralo bien y enseguida sirve encima una cucharada de más salsa de fresas. Arriba de esta pon una cucharada de crema y al final otro brownie presionando suavemente para que se vean las capas de los ingredientes. Repite un par de veces más. Termina decorando con un poco de crema y si gustas, ponle una fresa al tope para que quede más que bonito a la vista. Refrigera hasta el momento de la sorpresa que este postre entre más frío, mejor sabrá. ¡Listo y que el amor sea!

Notas:
Si no encuentras fresas, puedes sustituirlas por zarzamoras o blueberries usando los mismos ingredientes para hacer la salsa.

Si usas zarzamoras, pasa la salsa cocinada por un colador para quitarle las semillas.
Incluso puedes usar mermelada de tu fruta favorita si prefieres no hacerla tú misma, pero cuida que sea de buena calidad.

Para esta receta yo preferí usar el molde redondo para pasteles porque el brownie tiende a esponjar un poquito más en espacios reducidos. Si lo haces en charola plana, saldrá un poco más delgado.

Acompaña este postre con un cafecito bien cargado o un vino bien frío para hacer contraste entre lo dulce y lo amargo.

Puedes servirlo a temperatura ambiente, pero si lo haces frío, créeme, se notará la diferencia.

Miss Plaquetas.

Like this Article? Share it!

About The Author

Laura // México, DF // Mejor conocida como Miss Plaquetas en internet // Soy tu contraste entre mi trabajo altruista de donaciones de sangre, mi fascinación por la escena gótica y mi amor por la cocina dulce. Hace poco menos de un año materialice mi amor por los postres y funde Miss Plaquetas Baker, un negocio de panadería y pastelería situado en DF y Área Metropolitana donde cada día hacemos pancitas felices, y traemos a la realidad los sueños pasteleros de la gente. Mi imagen intimida mucho, pero soy súper buena onda y me río fuerte. Me gusta el frío, y el café y el whisky a todas horas. Si me preguntan, la música clásica y el metal a buen volumen son los ingredientes secretos en mi cocina para que todo quede delicioso. Foodie Goodie 4life! Me pueden encontrar en: https://www.facebook.com/missplaquetas/