Donde te pongan florece

Published On Marzo 10, 2017 | By Ana Ramirez Morin | Moin Moin

Donde te pongan florece… no recuerdo quien me dijo esta frase o donde la leí, pero es una de mis frases favoritas. Lo que sí recuerdo muy bien es cuando cobró un especial significado para mí esta frase.

Me encontraba en la fase de adaptación a un nuevo trabajo, donde el ambiente laboral era realmente tenso, me hacía sentir muy desgastada. Me sentía tal cual como esas flores que las cambias de maceta o de ventana, lo resienten y se empiezan a marchitar.

Un día después de una reunión por demás estresante, me dirigí a mi oficina con la cabeza llena de ideas, pensando en lo que debí de haber dicho, en lo injusto de la situación, etcétera.

Para llegar a mi oficina tenía que atravesar una gran explanada de concreto y al ir caminando por ahí me sentí tan pequeña y tan sóla. Recuerdo que en ese momento sentí ese típico nudo en la garganta que anuncia las lagrimas. Trague saliva, respire profundo y dije no llores y no te lo tomes personal. Al subir las escaleras, esas mismas que todos los días subía y bajaba sin ponerles mayor atención, ví una pequeña florecita amarilla creciendo entre una grieta del cemento. Seguramente ya tenía semanas esa flor tratando de abrirse camino pero yo no lo había notado. Entonces pensé que fuerte es la naturaleza que se aferra a crecer incluso en las condiciones menos favorables y embellece hasta el más ordinario escalón de cemento.

Dios en complicidad con esa pequeña florecita me dieron una lección de vida. Efectivamente yo tampoco estaba en ese momento en el ambiente más propicio para florecer. Tenía personas que se encargaban de pisotear los frutos de mi trabajo, pero también tenía personas que regaban mi autoestima con comentarios positivos y los frutos de lo bien hecho hablaban por sí solos . Al final lo bueno era más grande y fuerte que lo negativo.

Al paso de los meses las cosas se fueron haciendo más livianas, me sentía más acoplada en el trabajo, aprendí a lidiar con esas personas problemáticas. Incluso me atrevería a decir que deje semillas positivas que germinaron en muchos de mis compañeros y yo también me marivellé con la belleza de muchas otras personas que florecían a mi alrededor y que hasta ahora conservo como grandes amigos.

Me he vuelto más atenta a esas flores (personas) que donde sea que les toque estar… florecen, embellecen e inspiran.

Like this Article? Share it!

About The Author

Chilanga por nacimiento, tapatía por adopción y actualmente viviendo en Alemania. Master en economía y negocios internacionales, trabajo en la industria de la moda en el área de mejoramiento de procesos y logística, la cual no es nada glamurosa. Escribo como terapia personal por que me divierte, tranquiliza y ordena. Además creo firmemente que no hay idioma más bello que el español para narrar historias. Mis pasiones son viajar por el mundo, probar nuevos sabores y luego intentar imitarlos en mi cocina, tomo fotos de casi todo y me gusta usar zapatos bonitos.