Pay de Limón frío con Flores Comestibles

Published On Marzo 7, 2017 | By Miss Plaquetas | Cocina

Sí, leyeron bien: flores comestibles.

Y si a eso le añadimos que ya es Marzo, el calorcito, la primavera, el día de la mujer, y un postre súper rico para compartir, con las mujeres de tu vida porque el #FlowerPower está a todo lo que da, pues suena maravilloso, ¿no?

30 minutos de preparación, 4 horas o una noche entera para que cuaje.

Ingredientes

3 tubos de galletas María®
1 lata de leche evaporada Carnation Clavel®
1 lata de leche condensada La Lechera®
El jugo recién exprimido de seis limones
Ralladura de tres limones (un poco más para decorar)
1 1/2 cucharaditas de grenetina natural
Un vasito de agua fría
Flores comestibles (yo use rosas, bugambilia, manzanilla, lavanda, primorosa, flores de frambuesa y hojas de menta)

También necesitarás

Licuadora
Un molde desmontable o refractario de vidrio transparente
Papel encerado
Procesador de alimentos o una bolsa ziploc® más un rodillo de cocina

Procedimiento

Lo primero es preparar nuestro molde: si utilizas uno desmontable, te recomiendo cubrirlo por completo con papel encerado para que sea más fácil retirar el pay cuando esté listo. Si usas un refractario no hay problema porque lo puedes servir ahí mismo. Reserva.

Pon a hidratar la grenetina en el vasito con agua fría por diez minutos. Mezcla bien y reserva. Se le llama hidratar cuando dejas reposar la grenetina hasta que absorba toda el agua y se forme una esponjita de color dorado-bronce.

Una vez que la grenetina haya hidratado, calienta por diez segundos en el microondas para que se haga líquida de nuevo. Licúa la leche evaporada, la leche condensada, el jugo y la ralladura de limón más la grenetina líquida hasta que formes una mezcla cremosa y espesa. Reserva.

Ahora les explico para que el procesador de alimentos o la bolsa más el rodillo, y esto les aclaro que es opcional, y que si no quieren hacerlo, también está bien: ya que vamos a vaciar sobre las galletas una mezcla líquida, quise hacer una base un poco más firme y gruesa de lo normal para que a la hora de desmontar o cortar las rebanadas, estas no se quiebren. Así que trituré uno de los tubos de galletas María®, le rocíe un poco de mantequilla derretida e hice una masita que presioné en la base del molde.

Hayas decidido o no hacer el paso anterior, pon una base de galletas enteras al fondo del molde, luego un tanto de la mezcla de leches con limón solo hasta cubrir las galletas, y repite: galletas, mezcla de leches, galletas, mezcla de leches y así hasta que termines con un topping de leches que te servirá para decorarlo después.

Refrigera de 4 horas a preferiblemente toda la noche para que cuaje bien.

Sobre las flores comestibles

¿Quién iba a creer que una rosa se podía comer, eh? Pues sí. Y hay una variedad enorme de distintas flores que puedes consumir, solo que lo desconocemos porque no, no es tan común. No todas se usan en la pastelería, también en sopas, ensaladas, carnes, infusiones… Solo hay que investigar un poco para saber cuáles se llevan mejor con qué alimentos para hacer de nuestras comidas algo diferente y con un toque hermoso a la vista.

Las flores comestibles que yo use para mi pay son de mi jardín, por lo que aseguré que no tienen pesticidas ni otra cosa dañina para la salud. Si tú no cuentas con esta opción, te recomiendo comprar flores orgánicas que están libres de tóxicos y son cultivadas en lugares amigables y de manera natural.

Hay muchísimas más flores que son comestibles aparte de las que yo usé (como la violeta, el crisantemo, el clavel…). Si tienes duda sobre alguna, investiga antes de consumirla, y recuerda que si tú o con quién vayas a compartir este postre es alérgico a alguna de ellas, no la incluyas solo porque se ve bonita. La salud es primero.

Para decorar el pay, te recomiendo no cortar o comprar las flores con mucha anticipación porque pueden marchitarse. Es mejor que lo hagas el mismo día que prepares el postre. Y antes de usarlas, lávalas con mucha suavidad y poquita agua para no dañar la flor ni sus pétalos. Ponlas boca abajo sobre una servilleta de papel para que escurran bien y una vez secas, estarán listas para consumirlas y/o decorar.

Otra opción que queda súper bonita es cristalizar las flores. Para esto solo necesitas una clara de huevo a temperatura ambiente, azúcar normal y un pincel limpio que solo uses para la cocina. Revuelve la clara de huevo como si fuera para punto de turrón, pero no llegues al turrón. Solo necesitas que la clara tenga una consistencia esponjosa y con aire. Moja el pincel con un poco de esta mezcla y “pinta” los pétalos de las flores, pásalos por el azúcar, sacude el exceso y déjalas reposar boca abajo en una servilleta de papel por un par de horas. Cuando hayan secado, tendrán un tono brillante y cristalizado, además de un sabor más dulzón, y le darán una vista más llamativa a tu postre.

Como ves, las opciones de consumo de flores son muchísimas. Solo hay que conocerlas bien y experimentar con ellas en tus platillos. Pero si lo haces con tus postres, te aseguro que van a quedar doblemente hermosos y vas a ser la sensación allá a donde vayas.

Notas

Yo metí mi pay al congelador. El frío intenso de esta cámara ayuda a agilizar el cuajado si solo cuentas con pocas horas antes de servirlo.

Use sólo la cantidad necesaria de grenetina para que la mezcla de leches endureciera pero no solidificara. Si quieres que sea un poco más dura, añade dos cucharaditas.

Juega con la decoración. Yo opté por decorar solo una parte de la circunferencia con las flores y lo demás con ralladura de limón fresca, pero si usas un refractario cuadrado o de otra figura, las opciones son muchísimas: al centro, alrededor, un solo lado, en diagonal… Tu imaginación es el límite. Recuerda que gracias a lo cremoso del pay, las flores se pegaran casi en automático por lo que no debes preocuparte por eso.

¿Alguna otra duda? ¡Estoy en mis redes sociales para eso y más! @missplaquetas

Miss Plaquetas.

Like this Article? Share it!

About The Author

Laura // México, DF // Mejor conocida como Miss Plaquetas en internet // Soy tu contraste entre mi trabajo altruista de donaciones de sangre, mi fascinación por la escena gótica y mi amor por la cocina dulce. Hace poco menos de un año materialice mi amor por los postres y funde Miss Plaquetas Baker, un negocio de panadería y pastelería situado en DF y Área Metropolitana donde cada día hacemos pancitas felices, y traemos a la realidad los sueños pasteleros de la gente. Mi imagen intimida mucho, pero soy súper buena onda y me río fuerte. Me gusta el frío, y el café y el whisky a todas horas. Si me preguntan, la música clásica y el metal a buen volumen son los ingredientes secretos en mi cocina para que todo quede delicioso. Foodie Goodie 4life! Me pueden encontrar en: https://www.facebook.com/missplaquetas/