Nicolas Jaar, entre instrumentos y tornamesas

Published On abril 5, 2017 | By Catherine Navarro | Conciertos

Entre cantos y bailes, los tapatíos disfrutaron de una de las noches más esperadas para los amantes de la música del productor neoyorquino

En punto de las 23:15 horas apareció Nicolas Jaar, el cual, sin pronunciar una sola palabra, dio inicio a su setlist con un intro instrumental y con bits que de a poco iban elevando la euforia de los asistentes.

Conforme pasaban los minutos, aumentaba el ritmo de los pasos de los asistentes. Todos se enloquecieron cuando el productor tomó el micrófono para interpretar la canción “No”, la cual fue coreada por el público asistente.

Como era de esperarse, las canciones tuvieron un intercambio de sonidos bastante interesantes, pues Jaar es uno de los pocos artistas que involucra algún instrumento a parte de sus tornamesas; esta ocasión el protagonista fue su propia voz.

Con un recinto más que lleno, el artista regaló una experiencia muy agradable, pues la transición con la que realizaba los cambios de melodías tenía al público extasiado.

Pasadas las 00:30 horas, el productor desapareció del escenario y, con las luces apagadas, el público aclamaba por su regreso, por lo que volvió con un “gracias”. Entre aplausos y gritos se dispuso a regalar una última canción; y sin más decir, volvió a desaparecer, las luces se encendieron y se anunció el fin del concierto.

Confundidos por la poca interacción por parte del músico y su producción, los asistentes se comenzaron a retirar del lugar. Entre los comentarios se escuchaba una triste decepción, pues se había dicho que el productor tocaría tres horas y solo se llegó a dos, las cuales fueron buenas; sin embargo, el público pudo sentir la falta de empatía por parte de Jaar.

Esperamos que los asistentes hayan disfrutado de la música, porque si de algo fuimos testigos es del buen ambiente y actitud que el público mostró en todo momento.

Fotografías de Ignacio Robles para Kä Volta.

Like this Article? Share it!

About The Author

Diseñadora de modas,con alma rebelde, creativa por naturaleza y perfeccionista por elección . Me apasiona el arte y todo ser que se involucra en ella, también soy dibujante de mándalas y doodles con influencia hindú, tengo 22 años y creo firmemente en que todos llegan a tu vida por algo, que nada es un error y que al final del día todas tus heridas se van a sanar.