El Castillo de Cristal: una utopía muy real

Published On octubre 27, 2017 | By Nidia Beltrán | Cine

El Castillo de Cristal es la producción fílmica más reciente del director Destin Daniel Cretton, en ella penetra la vida de una familia que decidió viajar por la tangente de una sociedad capitalista y que basa su labor en una producción masiva

Basada en la historia real que cuenta la periodista Jeannette Walls en su libro “El Castillo de Cristal”, una familia de seis es guiada por un padre alcohólico y una madre pintora que reniegan del sistema en el que se encuentran todas las ciudades y el mundo entero. El padre (Woody Harrelson) se deja llevar por la radical mentalidad de convertirse en ermitaños para salir del sistema: poniendo en numerosas ocasiones a su familia en peligro.

Un estilo de vida tan extremo se hace tremendamente solitario para los cuatro hermanos, que se ven forzados a criarse entre ellos y, aunque en su infancia su padre es la alegría de la aventura diaria, al crecer van descubriendo lo alejados que están del resto del mundo. Entre ellos idearán un plan para salir de ese círculo de constante sufrimiento, aunque ello signifique un par de corazones rotos.

La película no teme en profundizar en los personajes, por lo que aunque sea muy radical la mentalidad, no hay un momento en la película en la que no puedas empatizar por todos los personajes. Muestra emociones a flor de piel donde la alegría, la euforia, el miedo y el arrepentimiento sueltan cualquier tipo de disfraz y se sienten hasta el hueso.

El casting para la película selecciona una variedad de actores ya reconocidos y también actores infantes que no dejan nada que desear frente a este papel de “niño salvaje”, que vive todo con el corazón palpitándole a 1000/hr.

La película se estrenó el jueves 26 de Octubre en la ciudad de Guadalajara.

Like this Article? Share it!

About The Author

Volteo hacia arriba cuando paso por debajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Soy comunicóloga y fotógrafa siempre en formación. Busco retratar y escribir lo que veo que da vida a mi alrededor. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.