Dialogos post punk con Motorama

Published On noviembre 13, 2017 | By Kä Volta: Redacción | Conciertos, Música

Motorama regresó a nuestra ciudad para promover Dialogues, su más reciente material discográfico, y de nueva cuenta el C3 Stage fue el venue elegido para disfrutar de una velada de buen post punk. Los rusos incluso se dieron el lujo de pasear por Chapultepec mientras comenzaba su presentación y es que se les vió salir despreocupados minutos antes de que abrieran las puertas del foro de avenida Vallarta.

Por Liz Alarcón. Fotografías de Ana Cristina Rodríguez para Kä Volta

El recinto estuvo lleno desde la hora marcada para el inicio del concierto, incluso varios minutos antes se veía una fila de espectadores esperando ingresar, tranquilos todos, expectantes, pero seguros de que se avecinaba una noche de buena música. Dos bandas nos harían calentar motores para poder ver a los rusos, propuestas que definitivamente debemos seguirle la pista, por un lado la banda nacional Stendal (escúchalos aquí) abrió la noche, un proyecto de darkwave de la Ciudad de México que con 6 años de trayectoria se ha ido abriendo paso en una escena que, si bien cuenta con muchos seguidores en el país, se mantiene muy underground y es difícil abrirse paso. Acto seguido escuchamos a Be forest, un conjunto italiano con tintes de ethereal wave, lo que nos puso en el mood perfecto para recibir a Motorama.

Aunque algunas fallas técnicas se presentaron a lo largo de la noche, no parecieron molestarle a nadie. La banda se mostró muy tranquila, he de decir que son unas de esas bandas que casi no interactúan con el público, se enfocan en tocar y en hacerlo bien, creando esa sensación de inmersión en uno mismo con su música, su única dinámica de convivencia con el público fueron algunos cuantos saludos esporádicos, sin embargo la verdadera conexión se crea a través de su sonido, que te envuelve en una atmósfera única.

La inamovilidad de la banda no detuvo al público de bailar, ellos mostraron sus mejores pasos; fue una presentación disfrutable, escuchar, bailar y beber tranquilamente… y gritar de vez en cuando.

No fue sino hasta el final de la presentación donde el vocalista y guitarrista Vladislav arrojó su instrumento contra las percusiones y soltó un grito,un breve instante de catársis a través de cual desfogó la emoción contenida de la noche.

GALERÍA

Like this Article? Share it!

About The Author