Extraordinario, vaya que lo es

Published On diciembre 13, 2017 | By Max Thomsen | Cine

Hablar de inclusión ya no se trata nada más de aceptar lo diferente, sino de entender que más allá de las diferencias siempre hay algo en lo que somos parecidos. Extraordinario (Wonder, 2017) lo deja muy claro

Esta película es el tercer largometraje de Stephen Chbosky, escritor y director del hit del 2014 Las ventajas de ser invisible, y una vez más nos trae una historia de un personaje incomprendido, diferenciado por su rareza pero unido a su gente por el corazón.

Conocemos a Auggie, un chiquillo con una deformidad facial originada por el síndrome de Treacher Collins, quien ha recibido educación desde casa por su mamá y está por entrar a su primer día en una secundaria tradicional. El miedo a ser visto raro y a no hacer amigos lo aterra, pero a fin de cuentas eso no lo va a detener.

La narración deja muy claro que cuando el miembro de una familia tiene alguna discapacidad o problema de salud, éste se convierte en un cambio de ritmo para todos, por lo que la situación de Auggie le afecta también a su hermana, madre, padre y amigos cercanos. Aquí logramos ver los sucesos de esta historia desde distintos puntos de vista que construyen una amalgama de emociones con los cuales podemos acercarnos a toda una familia y no sólo al joven protagonista.

Así que, en una época en la que las películas navideñas ya no son lo que eran, tenemos este título que, si bien no se relaciona con la época, puede generarnos ese calorcito emocional y hacernos llorar un poco, reír otro tanto y disfrutar de un par de horas de esperanza e ilusión en pantalla. No te pierdas #Extraordinario, en cines a partir del 14 de diciembre.

Like this Article? Share it!

About The Author

Desde que empezó a contar historias prefirió no hacer nada más. Ha escrito guiones, cuentos y textos varios. El cine es una de sus cosas favoritas y nunca pierde excusa para hablar de él.