“María Magdalena”, re-escribiendo la historia

Published On marzo 24, 2018 | By Joanna Rubio | Cine

Transgresora y poderosa. Reivindica el papel de María Magdalena en la historia, definitivamente es la imperdible de la temporada

El joven director australiano Garth Davis regresa a la pantalla grande para superar su primera película Lion (protagonizada por Dev Patel y nominada a 6 premios Oscar en 2017), con una obra transgresora y visualmente maravillosa: María Magdalena.

Garth ha creado una película fuertemente feminista y revisionista de la historia, pues pone en tela de juicio la historia tradicional de los fundamentos del cristianismo y reta el hermetismo de lo que se creía inamovible e incuestionable alrededor de la imagen de María Magdalena.

Mara Rooney (The girl with the dragon tattoo, 2011) vuelve a interpretar un papel complejo y fuerte, sin mucho diálogo, y se adentra en la vida de una de las figuras más controvertidas de la historia.

Ella nos ofrece una de las interpretaciones mejor estructuradas que se ha llevado al cine, ya que lejos estaremos de ver a Magdalena como una abnegada o un cero a la izquierda, Davis nos sumerge en una narrativa alejada del misticismo y desarrollada con realismo atmosférico que hace que esta sea una obra ligera, con una utilización del silencio que llega a hipnotizar.

Mara y Joaquín Phoenix (Jesús) nos llevan a un delicado viaje contra el sistema, y bajo la mirada de Davis encontramos la manera de equilibrar la aflicción del relato sin caer en morbosidad del dolor.

Esta película está destinada a incomodar a muchos y maravillar a otros; el revisionismo histórico del filme no deja de resultar inquietante y refrescante para el momento social en el que vivimos. La obra puede ser una reivindicación innegable o un momento muy incómodo que haga tambalear al menos un poco, las creencias más sagradas.

María Magdalena fue estrenada este 22 de marzo. Cuéntanos que te parece etiquetándonos y utilizando #MaríaMagdalena.

Like this Article? Share it!

About The Author

Comencé escribiendo de política pero mi corazón siempre estuvo en la música, tengo un gato y un gran vacío existencial.