Vida Caffe: la libertad con sabor a café

Published On agosto 22, 2018 | By Rob Hernández | Vida

Guadalajara necesitaba Vida Caffe en el 2001. Gracias a la apertura mostrada se convirtió en el primer lugar gay para muchos y muchas

Donde podías ver que no estabas solo, que había otros y otras iguales a ti, que no estaba mal ser LGBTTTI+ y que ser gay o lesbiana no era una razón para intentar quitarte la vida. En Vida Caffe sentimos que todo estaría bien y pudimos formar nuestra segunda familia con la que pasamos tardes interminables en aquellos sillones, que nos hacían sentir como en casa mientras degustábamos la vida misma y una taza de café.

Vida Caffe

En 1999 Guillermo no tomaba café, pero las vicisitudes de la vida y el cansancio le hicieron comprar uno en un centro comercial de California, EU. Aquella tarde él buscaba un respiro, una señal que le ayudara a reorientar su vida; aquella tarde específica buscaba un café que lo despertara para continuar con sus labores; lo que no sabía es que en el último sorbo de aquél café descubriría su vocación: abrir un lugar para personas gays, lesbianas y trans en Guadalajara donde acudieran a platicar, compartir y por supuesto, a tomar café.

Su bebida de esa tarde lo despertó, pero no solamente ese día, sino que lo ha despertado por casi 17 años. Así inicia la historia de un santuario de libertades para los jóvenes y adolescentes de Guadalajara: Vida Caffe.

El inicio

Como premonición no anunciada, Guillermo se llevó a México el vaso de ese café que se había tomado. Algo en los colores, las formas y las figuras del vaso le habían transmitido una tranquilidad inusual: colores terracotas, ocres y superficies deslavadas fueron el medio para llevar el mensaje y tomar la decisión de iniciar años después.

Él añoraba crear comunidad, tener un espacio como “Central Perk” de la serie “Friends”, donde todos podían llegar en las tardes, sentirse en casa, compartir con sus amigos, ligues, familiares y donde cada quién pudiera ser libre, ser ellos mismos.

Descubrió que eso lo apasionaba y comenzó a armarlo sin tener claro cómo, cuándo ni dónde. En el momento que tomó la decisión comenzó a difundirlo por Latinchat, una pàgina de internet con salas de chat temáticas. El anuncio de un café creado para gays, lesbianas y trans en la ciudad de Guadalajara llamó la atención de varios cibernautas que automáticamente se volvieron en replicadores del mensaje. Sin embargo, para todas las preguntas sobre cómo, cuándo y dónde, tenía la misma respuesta: próximamente les estaré informando. No era una estrategia de posicionamiento ni promoción, en verdad no sabía nada más del café, ni siquiera sabía donde lo abriría, ni cómo se llamaría, solamente tenía la firme convicciòn de hacerlo.

La apertura

07 de noviembre, 16:00 hrs. Guillermo estaba listo para recibir su primer cliente que llegó y pidió la primera bebida: un frapuccino oreo. En el 2001 ya había lugares legendarios en Guadalajara como Angels y Mónicas donde podías ir de fiesta sin el temor de ser señalado, pero no existía ese lugar tranquilo donde pudieras ir a platicar y tomar un café con la misma libertad con la que podías bailar los fines de semana.

El lugar de reunión gay de la época era un Sanborns ubicado en la avenida Vallarta, pero aunque era un secreto a voces que era el punto de reunión gay de la ciudad, las manos se tomaban por debajo de la mesa, los besos eran restringidos y las caricias eran una mera sugerencia. Vida Caffe sería diferente, sería tranquilo, sería incluyente y sería un lugar seguro donde no pasaría nada si llegas de la mano de tu novio o novia.

Al principio, el trabajo fue solitario, él atendía, recibía, platicaba, preparaba y servía. Las tardes pasaban tranquilas, con personas platicando, con hombres besándose con otros hombres, con mujeres teniendo una velada romántica con otras mujeres, grupos de amigos con juegos de mesa que tenían disponibles. Justo como siempre lo visualizó.

El “boom” del lugar

Las cosas iban bien para el café, cada vez más gente sabía de su existencia y acudía. Las primeras vacaciones para Guillermo fueron a dos años de su apertura, 17 días que se alejó completamente, al regresar al café el día 18 se llevó una gran sorpresa cuando se paró en la sala principal.

Vida Caffe estaba lleno, muy lleno de adolescentes y jóvenes que habían encontrado su santuario gay en la ciudad. Era Agosto y parece que el rumor se esparció de boca a boca entre aquellos adolescentes que vacacionaban, que tenían necesidad de expresarse y vivir su libertad, pero por la edad no podían ir a antros o bares.

Ese fue el inicio de los mejores años del lugar. La gente hacía fila para ingresar, la calle y esa estrecha acera restringida por una pequeña cerca, se convertía en otro lugar de socialización previo a entrar. En esos años Vida Caffe se convirtió en el lugar obligado para pasar una tarde de sábado y encontrarse con los amigos.

Memo logró conformar un equipo de chicos que se convertían en amigos de los clientes de tantas veces que acudían; durante años, ellos fueron los cupidos, los consejeros, los incondicionales de muchos jóvenes que buscaban esa voz de apoyo para sobrevivir en esta ciudad tan identificada por su doble moral.

Vida Caffe ¿Cierra?

Octubre 2012. Mañana es el último día que abrimos Vida Caffe. La noticia cayó como balde de agua fría para muchos, los mensajes en las redes sociales no dejan de aparecer. Nadie sabía que pasaba, bueno, Guillermo sí. De forma paralela había estado planeando cambiar de sede.

Guillermo cree que las cosas siempre suceden por una razón. Semanas antes de este anuncio, él había vivido la pérdida de un ser querido y no tenía cabeza para nada más, sin embargo un colaborador le dio el teléfono de una casa antigua que estaba en renta en el centro histórico de Guadalajara, a sabiendas de que pasaba por este proceso, se lo entregó “por si acaso”.

La vida personal de Guillermo no estaba en su mejor momento; fue de ahí donde agarró fuerzas, decidió levantarse en honor su familiar fallecido y retomar sus objetivos que por años había postergado: crecer el café. Llamó al teléfono que le habían dado.

Después de ir a ver la casa, que estaba en deprimentes condiciones, se convenció que no era el lugar y rechazó la idea. A los dos días, el consejo de otro amigo cercano le hizo cambiar de opinión e invitó al arrendador a platicar en Vida Caffe para que conociera su trabajo. Al momento que terminaron esa charla el arrendador le dijo, es tuya la casa, aquí están las llaves. No sabe qué pasó. Había muchas personas buscando rentar esa propiedad, y después de esa visita, se quedó con ella.

A partir de ese momento todo su duelo se convirtió en una imperante necesidad de crear espacios, de armar, pintar, diseñar y ampliar sus límites. Pareciera que la última voluntad de aquella persona era verlo crecer, seguir apostando por su vocación y él la iba a cumplir.

Una vez más las coincidencias no son arbitrarias, el mismo día que firmó contrato 11 años antes, fue el mismo día que firmó el contrato de la nueva etapa de Vida Café, un 12 de septiembre, pero ahora de 2012. Pueden llamarlo numerología, ¿será?.

Vida Caffe

El cambio nació de la tradición

Dos casas han sido las sedes de Vida Caffe, casas completamente de arquitectura tradicional tapatía, en calles emblemáticas de la ciudad. La primera sede fue una casa de los 30´s que encontró en Memo su aliado para renacer; la segunda sede es una casa del siglo XIX que pudo haber sido parte del Ex convento del Carmen.

Él ha sido testigo de cómo ha cambiado la sociedad, las empresas, y sus mismos clientes durante estos 17 años. La primera vez que introdujo cerveza a su menú, fue solamente por dos o tres meses ya que un ejecutivo le habló y le comentó que para agilizar los trámites de licencias debería quitar la bandera del arcoiris que tenía en el exterior, él se opuso y prefirió no vender cerveza a traicionar a los suyos. Cuando realizó el cambio de sede en 2012, esa misma marca competía con las demás por vender en Vida Caffe, ofreciendo mejores beneficios si se quedaba con ellos. Fiel a sus convicciones, prefirió no pactar con la empresa que años atrás le hizo un desdén.

En el 2001, sus clientes entraban con miedo, esperaban que el tráfico de la avenida Hidalgo avanzará para que nos los vieran entrar en el ”lugar gay del centro”; muchos daban vueltas a la cuadra hasta que no sintieran las miradas de los camiones o los coches que se detenían por el semáforo que estaba en la esquina. Hoy sus clientes entran seguros de sí mismos, sin el miedo de que en la calle los vean entrar al café gay. Otros tantos entran sin saber que es un lugar de y para gays, sin embargo todos son bienvenidos para disfrutar de la buena música, las bebidas y la comida que tienen disponible.

La vocación

Como epifanía, Guillermo encontró su vocación a los 33 años, aprendió que el café es su vida, aprendió a degustarlo, aprendió a hacerlo, aprendió cómo se cultiva, visitó los cafetales de ese grano que ha sido su sustento y ha sido el impulso para hacer transformaciones profundas en su vida en dos ocasiones. Cuando las cosas parecen no ir bien, ahí está su incansable amigo para ponerle retos; el primero fue para abrirlo y hacerlo sostenible, el segundo fue para impulsar su mente creadora y afianzar el crecimiento del establecimiento.

A Guillermo lo seguimos viendo pintando, decorando, cambiando cuadros y sillones. Su pasión es atender, ser el anfitrión. Hoy el café ha evolucionado a convertirse un lugar donde todos son bienvenidos. El día que llegó y vio que había una reunión familiar con abuela y nietos, parejas heterosexuales, grupos de amigos, parejas de gays y lesbianas conviviendo en un mismo espacio, su espacio, un suspiro salió de su pecho para reafirmar que todo el trabajo realizado ha valido la pena para crear una sociedad cada día más incluyente.

Para muchos gays o lesbianas de Guadalajara que tenemos 30 años o más, no podemos hablar de nuestra salida del closet o nuestra vida social en los años 2000 sin mencionar Vida Caffe; fue donde conocieron a su primer novio o novia, incluso a su pareja actual o para otros u otras es donde dieron su primer beso, donde conocieron a sus mejores amigos, el primer lugar gay que fueron, donde soñaban cada tarde en vivir sin ser señalados y juzgados por su orientación sexual o su forma de ser; para Guillermo era y es su casa, el espacio donde recibe a sus invitados cada tarde para hacerles pasar un rato agradable donde puedan expresarse de manera libre.

https://www.facebook.com/vidaloungegdl/


#aManoSuelta Historias de personas que han contribuido a que Guadalajara sea una ciudad diversa, interesante, cultural y donde la diversidad es la característica común que la hace única.

Like this Article? Share it!

About The Author

Opinólogo de tercera generación que le encanta ir al teatro, usa la escritura como meditación, baila reggaeton, es fan de escuchar los silencios de la noche y es sarcástico a la menor provocación. Don´t Call my name, just call me @Robsmx