El Chile de Árbol de Yahualica

Published On septiembre 26, 2017 | By Karla López Rubio | Cocina

El pueblo yahualicense defenderá y dirá que “el mejor chile de árbol es el que se da en sus regiones”, dirán también que “el único chile de árbol es el que se da allí”, y es por ello que buscan la denominación de origen

Yahualica González de Gallo, es un pueblo en el estado de Jalisco en la zona de sur de los altos, considerado un pueblo mágico. Un lugar de muchas costumbres, costumbres muy mexicanas las cuales tratan de conservar generación tras generación, como la del chile de árbol.

Este es para Yahualica lo que el tequila es para Tequila, es más que un chile, es una tradición que viene de generaciones atrás y del cual los hogares de este hermoso pueblo lo integran a su alimentación diaria. No exagero con esto pues hay muchas maneras en las que le dan uso a este chile, y es que en esta región, cada platillo pueda tener una pizca del sabor del rojo chile.

Mi familia paterna y materna son de allí, y crecí con este sabor desde pequeña y así cada familia de Yahualica fomenta desde la niñez la costumbre y la necesidad por tener este ingrediente en la mesa, así como la sal, el chile de arbol siempre estará en la mayoría de los hogares del pueblo.

El amor por este ingrediente no es meramente gastronómico, es el amor por la tierra donde nace, por todos los momentos en familia en que la salsa se Yahualica ha sido parte del menú.

Se pueden hacer varias recetas con este chile pero la forma más común de consumo entre los yahualicenses es en salsa embotellada y seco. La salsa embotellada se puede comer con casi todo. La más tradicional es colocar sobre un duro del tamaño de una hoja tamaño carta, papas en vinagre, sal, limón y encima salsa. También se disfruta en caldos, en los tacos dorados, y en la reconocida birria. La otra forma, el chile ya seco se utiliza principalmente para hacer chorizo y adobos.

Hasta hace algunos años no se le había dado la difusión, ni el reconocimiento que se merecía esta magnífica tradición jalisciense, pues este chile no solo está en los hogares de tan colorido pueblo, también se transporta a otros estados, incluso a algunas partes de Estados Unidos, como el estado de California, donde una gran cantidad de población emigró y que gracias a ellos la salsa ya está disponible en los mercados, para no extrañar el sabor.

La salsa de Yahualica es para saborear con el corazón, y sentirse parte de un legado que ya está traspasando fronteras, vayan a su tienda más cercana y lleven su salsita de Yahualica.

Like this Article? Share it!

About The Author

Mis papás me llamaron Karla pero mis amigos me llaman Cherry. Soy una tuti fruti, dicho formalmente Lic. En ciencias y técnicas de la comunicación. Tengo mucho soul norteño, un toque de gitana y sangre jalisciense. Me considero creativa, ya que no soy ni artista plástica, ni fotógrafa, ni maestra, ni músico, ni cocinera, ni muchas cosas sin embargo me gusta pintar, fotografiar, enseñar y hacer musiquita y miles de cosas más cuando estoy en el mood de hacer lo que quiero. Solo soy lo que en el momento se me antoja ser y hacer.